Guía (real y coherente) de voto cristiano para el 10 – N.

Tras las recurrentes apariciones de supuestas «guías» de voto en valores, etc que aparecen últimamente (aunque mas que guia parecen manuales o instrucciones de voto), queremos colaborar a que nuestros seguidores tengan una base simple y efectiva de 4 elementos con los que discernir su voto el próximo 10 de Noviembre.

Ni que decir tiene que no es idea nuestra, sino que nos limitamos a compartir, como ya hemos hecho en otras ocasiones, lo que se ha venido a conocer como los «principios no negociables de Benedicto XVI», enunciados por su Santidad en una reunión, precisamente, del Partido Popular Europeo el El 30 de abril de 2009, y que se resumen en

–protección de la vida en todas sus fases, desde el primer momento de su concepción hasta su muerte natural;

–reconocimiento y promoción de la estructura natural de la familia, como una unión entre un hombre y una mujer basada en el matrimonio, y su defensa ante los intentos de hacer que sea jurídicamente equivalente a formas radicalmente diferentes de unión que en realidad la dañan y contribuyen a su desestabilización, oscureciendo su carácter particular y su papel social insustituible;

–la protección del derecho de los padres a educar a sus hijos.

Estos principios no son verdades de fe, aunque queden iluminados y confirmados por fe; están inscritos en la naturaleza humana, y por lo tanto son comunes a toda la humanidad. La acción de la Iglesia en su promoción no es por lo tanto de carácter confesional, sino que se dirige a todas las personas, independientemente de su afiliación religiosa.

Por el contrario, esta acción es aún más necesaria en la medida en que estos principios son negados o malentendidos, pues de este modo se comete una ofensa a la verdad de la persona humana, una grave herida provocada a la justicia misma.

Queridos amigos, exhortándoos a ser testigos creíbles y consecuentes de estas verdades fundamentales con vuestra actividad política, y de forma aún más fundamental con vuestro compromiso de vida auténtica y coherente, invoco sobre vosotros y vuestro trabajo la continua asistencia de Dios, en prenda de la cual os imparto a vosotros y a quienes os acompañan mi bendición.

A los que piensen que la conciencia es una cuestión puramente personal e individual, nos permitirmos recordarles las palabras de San Juan Pablo II en la magnífica Encíclica Veritatis Splendor (6 de Agosto de 1993) en la que nos recuerda que los pronunciamientos de la Iglesia no quitan libertad a los fieles, pues «la libertad de la conciencia no es nunca libertad «con respecto a» la verdad, sino siempre y sólo «en» la verdad». En suma, «la Iglesia se pone sólo y siempre al servicio de la conciencia».

Esto es, que más allá de nuestra libertad de pensamiento y por supuesto, de voto, no podemos caer en la tentación de creer que, por ejemplo, que en esta materia nuestra conciencia pudiera estar por encima de la conciencia moral ya analizada y establecida en la Doctrina Social de la Iglesia y que, para quien tenga un mayor interés, puede encontrar perfectamente resumida en el documento NOTA DOCTRINAL: sobre algunas cuestiones relativas al compromiso y la conducta de los católicos en la vida política, de la Congregación para la Doctrina de la Fé, emitida en el año 2002

Esto es, que más allá de nuestra libertad de pensamiento y por supuesto, de voto, no podemos caer en la tentación de creer que, por ejemplo, que en esta materia nuestra conciencia pudiera estar por encima de la conciencia moral ya analizada y establecida en la Doctrina Social de la Iglesia y que, para quien tenga un mayor interés, puede encontrar perfectamente resumida en el documento NOTA DOCTRINAL: sobre algunas cuestiones relativas al compromiso y la conducta de los católicos en la vida política, de la Congregación para la Doctrina de la Fé, emitida en el año 2002

No podemos, por coherencia, colaborar con partidos políticos que no respeten y defiendan de forma inequívoca estos principios, aunque, dejando a salvo estos valores no negociables, cada candidato y elector es libre de adoptar la actitud política que desee y de secundar las iniciativas públicas que considere más convenientes, en ejercicio de su libertad inalienable.

Por consiguiente animamos a asociaciones, instituciones, organizaciones religiosas, laicas, sindicatos y partidos políticos a defender estos principios no negociables.

Pedimos a los electores que en las próximas Elecciones Generales del 10 de Noviembre den su apoyo a los partidos que apuesten por los POR LOS VALORES NO NEGOCIABLES con el objetivo inmediato de conseguir que dichos valores empiecen a estar bien representados en las instituciones parlamentarias o que, en caso contrario si no se ven representados en ninguna opción política, opten por el voto nulo pero que, bajo ningún pretexto, renuncien a su derecho y deber ciudadano de acudir a votar.

ASOCIACIÓN CRISTIANOS EN DEMOCRACIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *