El Referéndum sobre el papel de la mujer en Irlanda (o el enésimo ataque contra la Familia en Europa)

Saltaba ayer la noticia del referéndum irlandés para retirar un artículo de la Constitución sobre la importancia del papel de la mujer en el hogar, un movimiento que no busca mas que convertir la Carta Magna Irlandesa en un texto más secular, en la linea con el ataque permanente a todo lo que «huela» a Católico en nuestras sociedades.

La Constitución irlandesa incluye un artículo que reconoce que la mujer en el hogar es un apoyo al Estado, sin el que no puede sostenerse el bien común, a la vez que obliga al Gobierno a garantizar que las madres no son obligadas por necesidad económica a trabajar fuera del hogar, en detrimento de sus labores en el hogar. Hagamos un breve análisis de lo que esto supone:

1.- No obliga a la mujer a quedarse en casa. Antes bien, al contrario, busca proteger la libertad de aquellas que antepongan a su familia al trabajo, dándoles el valor, la dignidad y el reconocimiento que esa decisión debería tener.

2.- No especifica, por supuesto, las labores del hogar, pues no se refiere a labores prácticas, sino a el papel fundamental educativo y de cohesión que la mujer tiene en la Familia, como dice el primero de los artículos, al reconocer que, sin el papel de la mujer familia, no puede sostenerse el bien común.

Asistimos impasibles, una vez mas, a un ataque a la «linea de flotación» de las familias en Europa, pero, porqué estos ataques? La familia es el lugar donde se recibe el don de la vida y donde uno es querido simplemente por ser miembro de ella. El hogar familiar es el ámbito que más fácilmente presta una seguridad afectiva, el que garantiza mayor continuidad en el proceso de educación e integración social. Es también una escuela de humanización y virtudes, y también el lugar ideal para aprender lo que es el amor, porque allí lo estamos viviendo. En pocas palabras, es el sitio ideal para aprender a ser personas y realizarnos como tales, cosa que evidentemente molesta a quienes pretenden manipularnos y por ello llaman familia a cualquier tipo de asociación de personas, aunque no favorezca la personalización.

Si analizamos el párrafo anterior «a contrario sensu» comprobamos como, debilitando el núcleo familiar, los estados consiguen personas inseguras, menos integradas socialmente, con menos cohesión en aspectos elementales (para ello se crean otras cohesiones de menor nivel, como en lo deportivo, aficiones, etc). Personas que buscan en el consumo de bienes y servicios una realización que nunca termina de llegar, que es efímera, y que viven buscando una realización y la felicidad que los gobiernos pueden «suministrar» a través del «estado del bienestar» incluso mediante leyes.

Afortunadamente somos muchos mas los que sabemos de la importancia de la Familia y que estamos dispuestos a difundirlo, no solo a nivel «teórico», sino a nivel real, en nuestras casas, día tras día. La Ideología de Genero, empapada del marxismo cultural, quiere llevar la lucha de clases, representada en la lucha de la mujer contra el hombre, al núcleo de la sociedad, la Familia, aunque ello vaya en detrimento de la propia mujer, pues pasa de ser un elemento fundamental de cohesión y estabilidad para su hogar y para el Estado, a ser un mero instrumento productivo mas de una sociedad que le facilitará todos los medios necesarios (anticonceptivos, aborto, etc) para asegurarse que, su época de mayor fertilidad, sea también la de mayor productividad laboral para la maquinaria económica, arropada por un movimiento feminista que se ha convertido en el mayor enemigo de la mujer.

Una de las mentiras mas comunes de nuestro tiempo es el término de «mujer trabajadora»… mas bien querrán decir «mujer asalariada», no? Si quieren conocer a una mujer «trabajadora», no necesitan acudir a ninguna empresa, basta con ir a cualquier hogar con hijos y podrán comprobar el trabajo mas arduo, sin pausas ni horarios y con menor reconocimiento de las sociedades «avanzadas» de hoy en día.

Como hombre que soy me encantaría que, «por Decreto», pudieran hacer de mí el pilar fundamental de mi casa y me encantaría tener por Ley el derecho a ser el nexo de unión afectivo de mi hogar, pero, afortunadamente, esa gran responsabilidad a día de hoy sigue siendo de mi esposa y por eso queremos un Gobierno que garantice el reconocimiento al inconmensurable papel que la mujer tiene en los hogares de España, 24 horas al día, 365 días al año, toda una vida…

 

 

2 comments on “El Referéndum sobre el papel de la mujer en Irlanda (o el enésimo ataque contra la Familia en Europa)

  1. Cada vez que me preguntan que si mi mujer trabaja, yo respondo «sí, mucho. En casa».
    Si mi familia funciona bien es gracias a ella. Todos estamos muy agradecidos por su dedicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *