Fuera máscaras: Destruir el Cristianismo en España, el gran objetivo.

“¿Cuál es la señal del cristiano? La señal del cristiano es la Santa Cruz” reza el catecismo de la Iglesia Católica. Por tanto, no hay que ser muy inteligentes para entender porqué una gran mayoría de nuestros gobernantes se afanan, día a día, en eliminar los signos cristianos de la vida pública. Desde hace 10 años, cuando comenzaron las primeras normas y sentencias para retirar los crucifijos de los espacios públicos (educativos, judiciales, etc) venimos asistiendo impasibles a toda una serie de actuaciones cuyo único objetivo es destruir el cristianismo en España.

¿Porqué? Pues porque en esta nueva «democracia moderna», se ha introducido un perverso concepto a través del cual, las mayorías se ven con el derecho de decidir acerca del bien y del mal; La ética y la moral se han borrado por completo ya que representaban un escollo para una educación y una sociedad que debe basarse en la prosperidad, el dinero y el poder, y «elementos» como la Iglesia y el Cristianismo denuncian continuamente esa forma de vida, por lo que son molestos para las nuevas sociedades.

Eliminar los signos de nuestra religión es el objetivo de nuestros gobernantes.

Como decía el Padre Ignacio Larrañana en su libro Dios adentro «La cultura moderna ha desplazado a Dios del centro de la vida, centro que lo ha ocupado el ego. ¿Consecuencias? La insolidaridad, la moral permisiva, nada tiene sentido, nada vale la pena, llega el nihilismo, cuya consecuencia es un vacío infinito que amenaza asfixiar a la humanidad y la meta es el suicidio. Una sociedad sin Dios acaba en una sociedad contra el hombre» a lo que nosotros añadimos, pero a favor del consumismo.

Así pues, nos encontramos como pretenden destruir la la ley natural para fabricar una nueva ley: el relativismo, para lo que usan la «conquista cultural» diseñada por Gramsci, buscando conquistar las mentes para conquistar el poder. Por eso la obsesión por el cine, las letras, la cultura y por hacerse con el alma de los niños en los colegios… y claro, algo tan simple como el hecho de poner un belén en Navidad, se convierte un enorme «enemigo» para sus planes, pues siempre se acaban topando con la verdad, aunque sea la histórica, que aún no han encontrado la forma para negar o reinventar.

El signo de la Cruz es, por contra, una llamada a la vivencia del mandamiento del amor al prójimo y, por supuesto, el mayor signo de hermanamiento y unión de todos los Cristianos, por eso es el gran objetivo a batir por nuestros gobiernos, aunque para ello deban sustituir las clases de Religión Católica en los colegios por clases del Islam. Los gobiernos actuales necesitan sociedades desestructuradas, poco cohesionadas donde los individuos se aíslen y se eviten

La Cruz es signo de misericordia y perdón; Pocas experiencias pueden ser más autodestructivas para nosotros que nuestro propio odio, pero sin embargo, ese odio y, sobre todo, el miedo, son las claves bajo las que se fundan las nuevas sociedades, y la mayor evidencia es el incremento brutal del consumo de ansiolíticos en Europa y España en los últimos 20 años… la gente vive llena de temores y de miedos, aunque realmente no se sepa muy bien cuales son.

Por eso necesitan destruir la Cruz, pues, al fin y al cabo, estos son valores son un impedimento para el «nuevo hombre» que los ingenieros sociales de los grandes organismos mundiales como la ONU intentan imponer. Unámonos todos, bajo el signo de la Cruz, para poder seguir cumpliendo nuestra misión en medio de la sociedad civil, de recordar que fueron los valores de la Cruz sobre los que se fundó Europa, su cultura y su prosperidad como sociedad, porque, les guste o no, esa es la verdad.

 

El Equipo de Cristianos en Democracia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *