Si matamos al bebé, ¿Por que no matar al violador?

A juzgar por las redes sociales, a la sociedad española le ha dolido más el menosprecio a los niños con síndrome down que su eliminación sistemática. El aborto es, en sí mismo, la aplicación de la pena de muerte, dictada sin juicio justo, contra un ser indefenso, por diferentes motivos (enfermedad, taras, inoportunidad, utilitarismo, riesgo materno, abuso sexual…). El Mayor pecado de Arcadi Espada ha sido mostrar a esta sociedad cuales son los fundamentos ideológicos que sustentan las actuaciones que acaban, cada día, con la vida de mas de 300 inocentes en España, condenados a muerte.