Y tú, ¿Que opinas? Así manipulan los liberales y la izquierda el concepto de «muerte digna».

Dicen que las comparaciones son odiosas, pero no es menos cierto que una imagen vale más que mil palabras… y la imagen del post no deja lugar a dudas.

Si retiramos la alimentación a una persona cuya vida juzgamos como «indigna», ¿por que no retirársela a todas las personas cuya vida no cumple con los parámetros de «dignidad» que esta sociedad defina en cada momento?

 

¿Retirar la alimentación a alguien que no está bajo tratamiento es una «muerte digna»?

 

El caso de Vincent Lambert, al igual que el de Alfie Evans, es una vergüenza para nuestras administraciones, estados y tribunales de justicia europeos. En este caso, además, no puede aducirse ni tan siquiera «encarnizamiento terapéutico», pues Vincent no está en tratamiento, ni tan siquiera está «enfermo»; simplemente está en coma, y la ciencia tiene a día de hoy, tantas evidencias de que pueda despertar mañana como de que no lo hará. Dejar de alimentarlo solo tiene una denominación: HOMICIDIO.

La dictadura del relativismo se impone incluso legalmente, y los tribunales hoy se arrogan el derecho de dejar morir a un niño en contra de las opiniones de la comunidad científica y, por supuesto, en contra de la voluntad de sus padres, pues hemos llegado a un punto en el que el señor de la vida es el Estado, que decide cuando y como deben morir sus ciudadanos.

Si nuestra sociedad no da una respuesta inmediata y urgente a esta perversión y retorna a los valores, con el valor supremo de la vida en el centro de sus legislaciones, seguiremos asistiendo a los más diversos actos de desprecio de la vida en todos los ámbitos: abortos, suicidios, violencia de género, abusos sexuales, bulling, … en definitiva, una sociedad, cada vez, más violenta contra la vida, en todas sus formas y estados.

Asociación Cristianos en Democracia.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *