The «GAMING» agenda.

Se trata de usar todo esto hasta hacer caer «el sistema». Para ellos es un juego, un experimento social. Da igual a lo que nos lleve con tal de destruir lo que somos, porque es lo que detestan. La agenda GAMING es un paquete cerrado y coherente y el que no lo acepte será juzgado y condenado por la nueva inquisición como homófobo, machista, fascista, racista, genocida, antiecologista y lo que caiga; y se pedirá que no puedan opinar y mucho menos dedicarse a la educación. Puede que ni siquiera la de sus propios hijos. GAMING no es ningún juego.