Ladran, luego cabalgamos.

Algo estamos haciendo bien… Somos incómodos para quienes tienen interés en transformar la sociedad en una masa acrítica que asuma como propias las modas ideológicas del momento (tras las que se esconden los beneficios económicos o electorales para sus impulsores). En este artículo del Foro de la Familia, vemos como algunas máscaras del buenísimo hipócrita de la izquierda empiezan a caerse y su tolerancia se convierte en persecución. Pero no olvidemos que la persecución es el signo incuestionable de que nos mantenemos fieles a nuestras convicciones.

Se avecinan años en los que organizaciones como Cristianos en Democracia, E-Cristians o el Foro de la Familia serás más necesarias que nunca, precisamente para proponer argumentos frente a tantos ataques a la Familia, la Vida y la Libertad, siempre desde el respeto y la razón razonada. Somos incómodos. A la imposición ideológica beligerante no le gusta la proposición razonada y serena. Al gobierno no le gustamos. Y así nos lo han hecho saber claramente, retirándonos sin justificación la única subvención que recibíamos desde el año 2003.

Es hora, mas que nunca, de re-organizarnos y, sobre todo, de salir a la calle y hacerles ver que somos miles de personas los que no estamos dispuestos a seguir tragando con su imposición silenciosa de que «lo nuestro debemos reservarlo para nuestra vida privada». Si los homosexuales tienen derecho a subir a una carroza y televisar sus manifestaciones, si los terroristas tienen derecho a organizar conferencias en Universidades y los independentistas a cortar una ciudad como Barcelona, ¿Porque no íbamos nosotros a salir a la calle a hacer presente lo que de verdad importa?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *