¿Quien defiende el matrimonio?

Resulta curioso (cuando no absurdo), que nuestros políticos se vuelquen con los problemas demográficos que nuestra baja natalidad ocasiona y ocasionará, aún mas gravemente, en el futuro, poniendo en riesgo todo el sistema de «bienestar» creado. Y decimos que resulta curioso porque, o nuestros políticos piensan que los niños los trae una cigüeña de Paris, o bien no saben que para solucionar un problema, es necesario analizar sus causas.

Y la causa principal de la falta de natalidad no es el coste de tener un niño, la falta de tiempo de los padres, la falta de medidas que permitan conciliar la vida laboral y familiar (… que tambien). La causa principal es la destrucción de la institución donde se genera y engendra la vida, donde nace la familia, EL MATRIMONIO.

El matrimonio es la unión de 2 personas que deciden hacerse una, allí donde nace la vida y la familia

Por eso no podemos sino alegrarnos de que haya organizaciones como la ASOCIACIÓN ENRAIZADOS que dediquen este mes de Febrero al matrimonio y al amor; Pero no ese amor sensiblero de las películas de Hollywood, sino al amor verdadero del que Jesucristo ha venido a ser testigo. Un amor llamado a entregar nuestra vida por la de nuestro cónyuge y la de nuestros hijos. A sacrificarnos (si, no se asusten), por el otro, a dejar de ser 2, para dejar de ser uno, en contra de lo que la sociedad actual «vende» como «uniones temporales» (pues al fin y al cabo no pueden llamarse matrimonios) en las que los que se unen nunca llegan a poner toda «la carne en el asador» y se guardan siempre del otro, no sea que tengan que divorciarse pues, al fin y al cabo, es una sociedad que ha terminado con eso del «amor para siempre» y que ha apostado por el «amor express, el sexo express y el divorcio express».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *