El congreso dá el primer paso para la legalización express de la Eutanasia, hurtando el debate público.

Por tercera vez, el Congreso admitió a trámite parlamentario la Ley de Eutanasia para convertirla en «un nuevo derecho individual», como defiende el PSOE. Con cariz de ser la vez definitiva. «A la tercera, va la vencida», expresó ayer la exministra de Sanidad, María Luisa Carcedo. El Pleno aprobó la toma en consideración de la proposición de ley, registrada por los socialistas, para despenalizar la ayuda a acabar con la vida con amplia mayoría. Lo hizo además rompiendo los bloques ideológicos –Ciudadanos votó a favor junto al PSOE–. Aunque, eso sí, después de un bronco debate entre los partidos de Gobierno y sus aliados contra el Partido Popular, que acusó a los socialistas de querer «ahorrar costes sanitarios» con la ley de Eutanasia, como podemos leer en ABC.

Echenique: «Estoy orgulloso de que dentro de una meses se vaya a reconocer este nuevo derecho». Rezaremos para que no se la acaben aplicando contra su voluntad, como ya ocurre en países como Bélgica u Holanda.

Al tramitarlo como proposición de ley no será obligatorio contar con la opinión del Consejo de Estado o el Comité de Bioética

La tramitación como proposición de ley hace innecesarios, por ejemplo, los informes preceptivos del Consejo de Estado, de la Comisión General de Codificación del Ministerio de Justicia o del Consejo General del Poder Judicial, pese a que será necesario cambiar el Código Penal para su aprobación.

Con 201 votos a favor, 140 en contra y dos abstenciones, el Parlamento votó a favor de tramitar la propuesta socialista.

La exministra socialista de Sanidad María Luisa Carcedo fue la encargada de defender, emocionada, sobre todo cuando leyó tres testimonios de familias y enfermos, la regulación de la eutanasia. Carcedo quiso dedicar unas palabras a Ángel Hernández, presente en el Hemiciclo, que el año pasado ayudó a morir a su mujer enferma de esclerosis múltiple después de que esta se lo pidiese. Carcedo defendió que la norma supone «un nuevo derecho» y que, en ningún término, se trata de una «obligación». Además, la exministra Carcedo apeló al PP, que por la mañana, antes de la Junta de Portavoces, ya había fijado su posición en contra: «Permitan que un nuevo derecho aflore en España, quien quiera que lo use y quien no quiera que no, pero no impidamos que no se pueda ejercer».

El diputado del PP, José Ignacio Echániz, subió entonces a la tribuna y acusó al PSOE de sortear el debate de los órganos consultivos del Estado al presentar una proposición de ley. «Mientras que un proyecto de ley precisa de estar precedido por estudios y consultas necesarias para garantizar la legalidad de la norma, la proposición de ley no lo hace», explicó. «Pretenden meternos a hurtadillas por la puerta de atrás una norma grave», añadió, arropado por aplausos de su partido y de los diputados de Vox.

Echániz ser sirvió además de su intervención para recordar que el PPha presentando en la Cámara baja una propuesta de ley «alternativa» referida a los cuidados paliativos. «Entre el dolor y la eutanasia están los cuidados paliativos», defendió ante el PSOE. Declaraciones que irritaron a Carcedo y a los grupos de la izquierda: «En los cuidados paliativos hay una muerte inminente y en la eutanasia no, no mezclemos churras con merinas», le devolvió la ex ministra socialista.

Minutos más tarde, la diputada de Vox, Lourdes Méndez-Monasterio, refrendó la propuesta del PP y atacó al PSOE: «La eutanasia es matar, ustedes aspiran a moralizar esa conducta y convertir al Estado en una máquina de matar y a los médicos en sus cómplices y verdugos». A estas alturas del debate, el PP ya había acusado al PSOE de impulsar la ley para ahorrar gasto sanitario en materia de ayudas sociales y pensiones. Al igual que defendieron por la mañana. «Son recortes sociales en toda regla, con la excusa, eso sí, del derecho a morir», reiteró Echániz, con dureza, momento en el que los grupos de la izquierda se encendieron en amonestaciones. Luego, la diputada de Vox Méndez-Monaserio se expresó en términos similares: «Deciden que los enfermos crónicos deben ser eliminados porque son un peso económico», acusó. «Utilizan casos extremos para regular el derecho a matar», continuó.

«Falta de escrúpulos»

Cs decidió romper el bloque ideológico de la derecha y votó a favor de tramitar la ley. La diputada naranja Sara Giménez subió a la tribuna «tristemente sorprendida» por las declaraciones del portavoz del PP en el debate. «Les pediría respeto y rectificación , porque banalizar con una materia tan relevante me parece realmente preocupante», expresó. Esta semana Cs registró en la Cámara otra proposición de ley para defender los «derechos y garantías de la digninidad de la persona ante el proceso final de la vida». Por su parte, el portavoz del UP en el Congreso, Pablo Echenique, denunció la «falta de escrúpulos» y «las cosas repugnantes» escuchadas durante el Pleno. Y su otrora compañero, el líder de Más País, Íñigo Errejón, abordó las palabras del PP de «inmensa bajeza moral. Además, Errejón exhortó al PP a disculparse: «Sus declaraciones son profundamente insultantes para los enfermos y para sus familiares», apostilló en su turno.

Los socios del PSOE también criticaron al PP y Vox por «contraponer los cuidados paliativos y la eutanasia», según señaló Joseba Agirretxea (PNV), que lo considera «demagogia barata». Misma línea siguieron Sergi Miquel (JpCat), que los ve «compatibles», e Iñaki Ruiz de Pinedo (EHBildu), que señaló que los cuidados paliativos son necesarios «pero no suficientes». Echenique recordó la historia de Ramón Sampedro, inspirador de la película «Mar Adentro», que murió hace 20 años ayudado por Ramona Maneiro. « Sampedro no necesitaba cuidados paliativos, los cuidados paliativos no solucionan la muerte digna en todos los casos ni garantizan la muerte digna en todos los casos. Para que se entienda, la posición de la derecha en el caso de la eutanasia es ‘¡que se joda Ramón Sampedro!’», expresó Echenique, al que no dudarían sus colegas seguramente en eutanasiar llegado el momento…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *