¿Educación para ir «sola y borracha»? El fracaso social del feminazismo.

Un gobierno que saca ambas leyes (Educación y Libertad Sexual) en la misma semana nos está queriendo hacer llegar un mensaje: «todo vale»; la educación no es más que un instrumento ideológico en manos de unos y unas inconscientes que no saben las consecuencias que puede tener una manipulación sin sentido como esta. O lo que es peor, sí lo saben, pero no les importa destruir. ¿Puede ser este un proyecto de gobierno, de cualquier gobierno? Evidentemente, no.

Hemos tenido que asistir abochornados a la última campaña de un gobierno cada día mas indigno, que con el lema “Sola y borracha quiero llegar a casa” quiere hacernos partícipes de no sé qué derechos de no sé qué mujeres que enarbolan una bandera de una pretendida libertad con la que nadie se identifica. Y esto en la misma semana que aprueba un Proyecto de Ley sobre Educación, uno más de siete anteriores en 40 años: LOECE, LODE, LOGSE, LOPEG, LODE, LOE, LOMCE y LOMLOE. La simple enumeración ya es un comentario.

¿Este es el prototipo de mujer que fomenta el Gobierno de España?

Estamos pues ante una etapa muy grave de nuestra historia reciente. Se ha instalado que el fin -por inconfesable que sea-, justifica los medios: perpetuarse en el poder al precio que sea destruyendo lo que sea necesario en el camino, como bien indica en este artículo el FORO DE LA FAMILIA.

Y en ese proceso de destrucción, la principal, y más importante, que va a sufrir es la familia, precisamente la institución primordial que sustenta a toda la sociedad. Hoy, a través de la educación y el enfrentamiento entre sus actores (el primero de ellos, las familias), mañana atentando contra la vida de los mayores con leyes que regulan (¿?) la eutanasia, en medio con leyes que decretan los privilegios de minorías vociferantes en detrimento de una mayoría silenciosa e indefensa, y durante todo el proceso, alentando un enfrentamiento irreal y espurio entre hombres y mujeres.

¿Qué nos queda? Lo primero, denunciarlo. Lo segundo combatir este estado de cosas con los medios a nuestro alcance: la razón y la palabra y, en su caso, con las leyes que queden, que serán pocas.

De una cosa estamos seguros: es un momento histórico y la Historia les juzgará, y nos juzgará, según nuestro comportamiento ante tan graves acontecimientos, pues no olvidemos que, a la postre, un Gobierno es imagen de la sociedad que lo ha elegido y que, como sociedad, no podemos cerrar los ojos y mirar hacia otro lado, como hizo la Alemania de Hitler para acabar, después, lamentándonos por nuestra indolencia.

4 comentarios en «¿Educación para ir «sola y borracha»? El fracaso social del feminazismo.»

  1. La mierda se acumula solita, y para limpiarla se requiere trabajar, y eso es lo que tenemos que hacer la mayoría silenciosa, comenzar a hablar y a luchar por la libertad, la dignidad y la familia y por supuesto por España.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *