Polonia lo tiene claro: Contra el coronavirus, mas misas. “Es impensable que no oremos en nuestras iglesias”.

El presidente de los obispos polacos ha lanzado un mensaje esperanzador al mismo tiempo que tajante en relación a la crisis global provocada por la pandemia del coronavirus Covid19, como podemos leer en esta noticia de RELIGIÓN EN LIBERTAD.

El mensaje tajante revela su condición de cristiano y su claridad de lo que demandan estos tiempos la realidad católica. Sabemos, por ejemplo, que los fieles en territorios perseguidos se organizan para controlar los accesos y evitar así que puedan entrar terroristas a inmolarse en las celebraciones. Si los supermercados ponen a personal para controlar los accesos, ¿Porqué no íbamos los cristianos a organizar nuestras celebraciones litúrgicas de forma que aseguremos el cumplimiento de las restricciones sanitarias sin abandonarlas? 2 fieles en la puerta controlando el acceso para garantizar que no haya nunca más de 2 personas por banco, guardando las distancias recomendadas y misas cada hora o dos horas para asegurar que todos los que lo deseen, de manera organizada, puedan asistir.

Y nosotros, ¿estamos llamados a ser santos?

El presidente de la Conferencia Episcopal de Polonia, el arzobispo Stanisław Gądecki afirma: “En relación con las recomendaciones del Inspector Sanitario Jefe de que no debería haber grandes reuniones de personas, pido aumentar, en la medida de lo posible, el número de misas dominicales en las iglesias para que varios creyentes puedan asistir a la liturgia a la vez, de acuerdo con las pautas de los servicios sanitarios”, escribió

Impensable no orar, a pesar del coronavirus

Al mismo tiempo, el arzobispo Gądecki enfatizó que los hospitales curan enfermedades del cuerpo y las iglesias sirven, entre otras cosas, para curar enfermedades del espíritu. “Por lo tanto, es impensable que no oremos en nuestras iglesias” dijo el arzobispo.

El arzobispo Gądecki recordó que los ancianos y los enfermos pueden quedarse en casa y seguir la transmisión de la misa los domingos en los medios de comunicación. “Me gustaría recordar que no es necesario intercambiar el signo de la paz dándose la mano durante la Santa Misa”, escribió.

“Una de las grandes tesis que explican el éxito del cristianismo en el Imperio Romano, lo relacionan en cómo hizo frente a las grandes “pestes” que diezmaron al mundo antiguo”, afirma una de las partes del texto.

El arzobispo Gądecki también pidió rezar por aquellos que murieron como resultado del coronavirus:  “Oremos por la salud de los enfermos y por los médicos, el personal médico y todos los servicios que trabajan para detener la propagación del virus. Oremos para que termine la epidemia”.

Precisamente, el blog de Josep Miró, presidente de e-Cristians, de ForumLibertas aborda la cuestión de cómo un cristiano estaría llamado a vivir la crisis del coronavirus en relación a la historia.

U

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *