¿Sales al banco o a hacer la compra, pero no vas a misa? ¿Que tipo de broma secularizada es esa?

Es verdaderamente deprimente ver como medios supuestamente cristianos arremeten contra los Obispos y Cardenales que hacen todo lo posible por animar a los fieles a no abandonar a nuestro Señor en tiempos de crisis. Lo ha hecho este fin de semana el portal VIDA NUEVA DIGITAL difundiendo de forma perversa y torticera la carta que el Cardenal Burke publicaba el pasado 21 de Marzo.

El Cardenal Burke no ha hecho más que hablarnos con la lógica evangélica de quien antepone el alimento que no perece a los bienes de este mundo… ¿A que tanto revuelo?

En la misma advierte a los católicos sobre los graves riesgos de secularizarse como consecuencia de la crisis del coronavirius con estas acertadisimas palabras: «En nuestra cultura totalmente secularizada, hay una tendencia a ver la confesión y la Santa Misa como cualquier otra actividad, por ejemplo, ir al cine o a un partido de fútbol, ​​lo cual no es esencial y, por tanto, puede cancelarse para frenar la propagación de un contagio mortal. No podemos aceptar las determinaciones de los gobiernos seculares, que tratarían la adoración a Dios de la misma manera que ir a un restaurante«

Ni que decir tiene que si leemos la carta al completo, no se trata de alentar a los católicos a desobedecer las recomendaciones de los Gobiernos; antes al contrario, de priorizar sus «necesidades»: Los Gobiernos han establecido que solo se debe salir para acudir a bienes o servicios de primera necesidad: Alimentación, Bancos, Tabaco… ¡TABACO! (Quien escribe, es, además, fumador).

¿Vamos de verdad a aceptar los católicos que se pueda salir, con las debidas precauciones, a por tabaco, o a por alimentos, pero no se pueda salir a escuchar misa y tomar el alimento que no perece (Jn 6,27)?

Porque, además, el Cardenal insta a los párrocos y sacerdotes a tomar las mismas medidas preventivas que los Gobiernos hacen con los supermercados o las entidades financieras: Desinfección después de cada celebración, evitar aglomeraciones… Entonces, ¿porque mienten y lo califican como una llamada a la desobediencia?

No puedo en estos momentos evitar pensar en nuestros hermanos de Nigeria, Irak, Afganistan… esos que se juegan la vida cada vez que acuden a una celebración, y se la juegan de verdad, sin paliativos, ante las palabras de aquellos que le dan la misma importancia a la Santa Eucaristía que a una pelicula de cine o pasear el perro y es que allí donde esté nuestro tesoro, allí está nuestro corazón.

Vaya por delante que no pretendemos juzgar el comportamiento de cada uno, pues allá con su conciencia, ya que los temores y las precauciones son mas que lícitas, pero nos indigna que desde publicaciones supuestamente católicas se ataque de esta manera a quienes intentan, en estos momentos, alentar la Fé y no abandonar a los sacramentos a quienes quieran hacerlo, siempre, con las debidas precauciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *