Al PSOE no le importan las 20.453 muertes por coronavirus para seguir adelante con su proyecto de EUTANASIA.

Como leemos hoy en LA RAZÓN, las negras cifras que registra la pandemia en España no han hecho cambiar un ápice la estrategia legislativa del Gobierno y del principal partido que lo sustenta, el PSOE. A pesar del impacto del Covid 19, que ya ha dejado hasta la fecha en nuestro país un total de 20.453 muertos oficiales en los centros sanitarios, más de 11.000 fallecidos en las residencias de mayores y domicilios que no aparecen reflejados en las estadísticas del Ministerio de Sanidad, y una cifra próxima a los 200.000 infectados que, en realidad, podrían ser millones por la raquítica cantidad de test de detección distribuidos y aplicados, los socialistas mantienen la tramitación en el Congreso de los Diputados de una de las normas a priori más polémicas de toda la legislatura: la Ley Orgánica de Eutanasia.

El PSOE sigue, implacable, con sus planes de muerte para España

El pasado viernes, 17 de abril, vencía en la Cámara Baja el plazo para la presentación de enmiendas parciales a la norma por parte de los diferentes grupos políticos. Sin embargo, fuentes parlamentarias aseguran a LA RAZÓN que el PSOE decidió ampliarlo hasta pasado mañana, miércoles, día 22, lo que implica que, en principio, tiene intención de seguir adelante con la tramitación del texto en plena eclosión de defunciones por coronavirus en España.

Enmiendas parciales

En principio, las enmiendas parciales deberán revisarse en la Comisión de Justicia para después pasar al Pleno si no se crea una ponencia para que la opinión de los expertos invitados pueda tener también plasmación en el texto legislativo definitivo. La norma se trasladaría después al Senado para su vuelta posterior al Congreso de los Diputados de cara a la aprobación final.

La proposición de Ley Orgánica de eutanasia fue registrada el pasado 31 de enero de 2020, cuando Salvador Illa, el hoy cuestionado ministro de Sanidad, ya había accedido al cargo. La norma, según dijo el Gobierno, tiene como objetivo «dar una respuesta jurídica, sistemática, equilibrada y garantista a una demanda social». Además, recoge el significado etimológico de eutanasia, «buena muerte», y lo define como el acto deliberado de dar fin a la vida de una persona, producido por voluntad expresa de la propia persona y con el objeto de evitar un sufrimiento.

Fuentes parlamentarias han expresado a LA RAZÓN su extrañeza de que el grupo parlamentario socialista siga adelante con la tramitación de la norma después de registrarse el fallecimiento de más de 500 enfermos diarios por Covid 19 durante las últimas semanas, muchos de ellos sin poder acceder siquiera a las Unidades de Cuidados Intensivos (UCIS) o servicios análogos de críticos como las unidades de reanimación y los quirófanos habilitados de los hospitales por estar colapsados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *