Dignidad de la persona, por encima de ideologías.

La dignidad de la persona debería centrar las políticas de cualquier gobernante que se precie de llamarse «servidor público». La dignidad de los seres humanos no debería depender de sus estatus económico, jurídico o social, porque la dignidad del ser humano proviene de ser criaturas e hijos adoptivos de Dios.

INFOCATÓLICA.

«En ocasión del primero de mayo, he recibido diversos mensajes sobre el trabajo y sus problemas. En particular, me impactó el de los trabajadores rurales, muchos de ellos migrantes, que trabajan en el campo italiano», expresó el pontífice.

El Santo Padre ha aprovechado la cercanía del 1 de Mayo, fiesta del trabajo, para sumar su voz «al reclamo de estos trabajadores y de todos los trabajadores explotados», y pedir que la dignidad de las personas «sea siempre respetada».

Fe en la debilidad

En la catequesis de esta mañana, Francisco ha partido del pasaje del ciego Bartimeo a quien Jesús se encuentra en el camino. «Este pasaje evangélico nos ayuda a comprender que la oración nace de la fe, brota de nuestro ser criaturas frágiles y necesitadas, de la continua sed de Dios que todos tenemos. Bartimeo nos enseña cómo orar: con humildad y perseverancia, confiando en el Señor y abandonándonos totalmente a su misericordia», ha explicado el Santo Padre.

Ha sido la catequesis una llamada a la fe en medio de la fragilidad: «Jesús, que vio la grandeza de la fe de Bartimeo, le abrió las puertas de su misericordia y de su omnipotencia, atendió su plegaria y le concedió lo que le pedía: la vista».

La dignidad de la persona, en el centro de toda acción política

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *