Con Dios, confinados, en un piso de 60 m2

“El Amor es paciente, es Amor es servicial, el Amor no tiene límites, el amor SOPORTA TODO” …no podía imaginar que estas palabras escritas por San Pablo a una comunidad de Corinto en el S.I dC , fueran a tener un significado tan literal en estos tiempos tan duros que vivimos.

Mi familia no es la mejor del mundo, somos gente normal que intenta salir para adelante en medio de una situación MUY difícil. Sin embargo, observo como alrededor mío debido al confinamiento obligado por la pandemia que todos sufrimos mi familia no se rompe, aunque por supuesto tenemos nuestros bajones, debilidades, como humanos que somos ya que la presión es más aguda e incisiva que nunca…pero con la única, sencilla y GRAN diferencia en que nos casamos apoyando, confiando, nuestro proyecto familiar en DIOS, el cual es AMOR.

“El Amor es paciente, es Amor es servicial, el Amor no tiene límites, el amor SOPORTA TODO” …no podía imaginar que estas palabras escritas por San Pablo a una comunidad de Corinto en el S.I dC , fueran a tener un significado tan literal en estos tiempos tan duros que vivimos.

Quiero decir que cuando descansamos/confiamos en ÉL, todo es más fácil, porque la tristeza, la amargura y la pena de los problemas económicos, de espacio (en una casa de 60 m2 con 4 niños), psicológicos…se pueden superar; pero siempre que le doy un SÍ cada día al Señor como la Virgen María cuando la visitó el Arcángel San Gabriel.

Me levanto por la mañana y pienso en mil cosas…me entra el agobio, pero pienso, rezo y medito…HÁGASE y la carga se hace ligera.

Es duro, difícil, complicado…pero es un camino que está salvando mi matrimonio, a diferencia de otros en los que el demonio (los egoísmos, soberbia…de cada uno) está haciendo estragos, dándose casos de violencia doméstica por ambas partes con los hijos por medio, aumento de adicciones (pornografía, alcoholismo, obsesión por la salud…).

Por eso, solo puedo dar Gracias a Dios:

Por su misericordia, por habernos elegido y por experimentar aquello que decía Santa Teresa de Jesús “Solo Dios basta”.

Jesús Rivera

19 de mayo de 2020

2 comentarios en «Con Dios, confinados, en un piso de 60 m2»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *