¿Por qué existe tolerancia hacia el comunismo?

La exposición de los crímenes nazis al mundo tras la invasión de Alemania por parte de los aliados, exposición concretada en la preservación de campos de concentración y tortura como Auschwiz o Mauthausen, provocó que las sociedades occidentales sientan una justa repulsión a la ideología del nazismo ya que era responsable de entorno a 20 millones de muertos donde se destaca el holocausto judío, o el abunante número de víctimas detro y fuera del territorio alemán o italiano  durante la contienda de la segunda guerra mundial.

Sin embargo,  en no pocos casos se muestran una paradójica tolerancia hacia movimientos de izquierda como el comunismo cuya letalidad para el ser humano no tiene parangón, ya que es la ideología más mortífera de la historia al provocar 100 millones de muertos. Las compulsivas purgas de Stalin, las matanzas recurrentes de Lenin, las hambrunas provocadas por Mao Zedong, y las innumerables matanzas que realizaron comunistas en todos los continentes son buenos ejemplos de ello.

Lo curioso es que tras la caída del muro de Berlín en los años 90 del siglo XX y la publicación de miles testimonios sobre las torturas del comunismo, sigue habiendo una cierta tolerancia y aceptación de esta ideología que resulta inexplicable. Un motivo probable podría ser que ni en China ni en la Unión Soviética, ni siquiera en España se han preservado, ni existe ninguna exposición de campos de concentración comunistas como los kukags rusos, o centros de tortura como las checas de España durante el 36. Igualmente, las películas sobre los crímenes comunistas brillan por su ausencia.

Sin embargo, es bien conocida la letalidad del comunismo y son millones de personas las que la han padecido, personas con familias y derecho a vivir, no enemigos del proletariado. De modo que así como no deben ser tolerados los partidos de ideología nazi en los parlamentos, tampoco deben ser  tolerables los partidos de ideología comunista. El gobierno social comunista de Pedro Sánchez debería ser tan repulsivo como un gobierno social nazista. Pedro Sánchez dimisión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *