La legalización de la eutanasia, aumenta los suicidios.

¿Como vamos a pretender que las personas con tendencias suicidas no acaben con su vida si por otro lado legalizamos y justificamos que el suicidio es válido en función de los «deseos y circunstancias» de las personas? En este excelente artículo de ONE OF US, de la que somos miembros, revelan la perversa relación entre la legalización de la Eutanasia y el incremento de los suicidios en aquellos lugares donde se practica de forma ·regular».

El portal Conservative Woman publicó un artículo el 13 de septiembre escrito por Theo Boer analizando las estadísticas de suicidios en Holanda. Boer fue miembro de un Comité Regional de Revisión de la Eutanasia en los Países Bajos durante 10 años y ha realizado un análisis significativo de la experiencia con la eutanasia en este país.

La legalización de la eutanasia transmite una señal política cínica: algunas personas pueden tener razón si ya no quieren existir.

El profesor Boer escribe lo siguiente: La semana pasada me dirigí a un grupo de parlamentarios sobre el suicidio asistido y la eutanasia. Mi charla, que coincidió con el Día Mundial de la Prevención del Suicidio, trató de abordar las consecuencias no deseadas de la legalización del suicidio asistido y la eutanasia en los Países Bajos.

Uno de los argumentos que escuchamos es que la muerte asistida reducirá el número de suicidios violentos. Proporcionará una muerte más pacífica a los pacientes con un sufrimiento insoportable que de otro modo se habrían suicidado violentamente. Para otros pacientes, se dice que la mera opción de morir asistido (aunque nunca se lleve a cabo) es un pensamiento tranquilizador que les impedirá suicidarse.

https://oneofus.eu/es/la-legalizacion-de-la-eutanasia-aumenta-los-suicidios/

En general, el argumento es erróneo. En los Países Bajos, la muerte asistida se hizo disponible gradualmente para los pacientes comúnmente considerados en riesgo de suicidio: pacientes psiquiátricos, personas con enfermedades crónicas, pacientes con demencia y personas mayores sin una enfermedad terminal. Pero en cambio, las cifras de suicidios aumentaron: de 1.353 en 2007, subieron a 1.811 en 2019, un aumento del 33,8 por ciento. En los países vecinos, la mayoría de los cuales no tienen práctica de muerte asistida, las cifras de suicidios disminuyeron. Alemania, con una población muy parecida a la holandesa en términos de edad, economía y religión, vio disminuir sus cifras de suicidios en un 10 por ciento en el mismo período.

Una hipótesis que acepto cada vez más como académico y como alguien que trabajó durante casi diez años en el seguimiento y revisión de casos de muerte asistida para las autoridades de los Países Bajos es el efecto normalizador que la legalización de la muerte asistida y la eutanaisa ha tenido en la población en general. Ya sabemos por la literatura que cuando una persona se quita la vida, puede ser un catalizador para otras. De hecho, hay más de 50 estudios revisados por pares que llegan a la misma conclusión en lo que se ha denominado contagio suicida, suicidios imitadores o el efecto Werther. No sin razón, y basándose en los consejos de la Organización Mundial de la Salud, los medios de comunicación hacen todo lo posible para ocultar detalles que podrían provocar más suicidios. Desafortunadamente, no se puede decir lo mismo sobre su cuidado al informar sobre historias de suicidio asistido o eutanasia, la gran mayoría de las cuales expresan una simpatía mal informada e ingenua por ellas.

Los Países Bajos deberían actuar como advertencia para los que están en el poder en el Reino Unido. Como muchos de los partidarios actuales de la muerte asistida, solía creer que era posible regular y restringir la matanza a adultos mentalmente competentes con enfermedades terminales con menos de seis meses de vida. También pensé que regular el suicidio y la muerte de esta manera reduciría esos trágicos casos en los que alguien acaba con su propia vida. Estaba equivocado. Si hay algo que aprendí en mi país, es que la legalización de la muerte asistida y/o de la eutanasia no limitará los números. En el fondo, muchos activistas consideran la legalización de la eutanasia para pacientes terminales simplemente como un trampolín hacia una mayor liberalización. Tomemos a Canadá como ejemplo. Poco después de que se legalizara la eutanasia en 2016, los promotores del derecho a morir impugnaron la limitación a los enfermos terminales. No sin éxito: en 2019, el Tribunal Superior de Quebec dictaminó que tal limitación es «inconstitucional» y que la eutanasia debería estar disponible para cualquier paciente, independientemente de su esperanza de vida. En cuanto a los Países Bajos, se está abriendo paso en La Haya un proyecto de ley para miembros privados que extendería el asesinato a cualquier persona de 75 años o más.

La legalización de la eutanasia transmite una señal política cínica: algunas personas pueden tener razón si ya no quieren existir. En los Países Bajos, he sido testigo de una descripción cada vez mayor de la muerte como el remedio más eficaz y digno para el sufrimiento insoportable. Esto no solo ha provocado más prácticas eutanásicas, sino que bien puede ser una de las causas del aumento del número de suicidios. Esto es importante para el Reino Unido, porque su número de suicidios es aproximadamente 3,5 veces el nivel holandés. Según su ONS, en 2018 hubo poco más de 6.500 suicidios. Incluso un aumento porcentual modesto podría agregar docenas, si no cientos, a estas cifras, y esto parece un riesgo importante.

Muchos de los que hacen campaña por un cambio en la ley tienen una compasión genuina por las personas que sufren. Sin embargo, tengan cuidado con lo que desean. La legalización de la eutanasia no solo conducirá a decenas de miles de casos de muerte  (los Países Bajos, con 17 millones de habitantes, tienen entre 6.000 y 7.000 casos de muerte por eutanasia al año), sino que también puede contribuir a que más personas, no menos, tomen la decisión de terminar con sus propias vidas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *