Basta ya de (IN) cultura de la muerte.

A PSOE y PODEMOS se vé que las más de 60.000 victimas del coronavirus, la propuesta de Ley de EUTANASIA y los más de 90.000 abortos anuales no les son suficientes para colaborar con los planes masónicos de control poblacional, reducción y envejecimiento de la población en Europa y, de esa forma, aportar nuestra cuota de «espacio disponible» para seguir acogiendo inmigración de los países donde las grandes empresas necesitan evitar conflictos armados o civiles para no poner en riesgo sus capacidad de producción y sus márgenes de beneficios.

No sé que le ha molestado más a Irene Montero, que la semana pasada 4 mujeres decidieran no abortar tras ver a los chicos de 40 Días por la vida frente al abortorio, o que a su insultante y falaz tweet miles de jóvenes le hayan contestado para dejarle claro que nadie va a dejar de luchar por la vida de los más indefensos en España.

Pero se vé que algo ha debido molestarle mucho esta semana para lanzar a los medios la propuesta de llevar al Parlamento la posibilidad de permitir abortar a las menores sin consentimiento patreno. Aparte de que eso, Sra. Ministra, es incitar al ABUSO DE MENORES, pues a día de hoy una menor, al igual que no puede conducir o firmar un contrato laboral, se supone que no tiene capacidad de prestar un consentimiento completo para mantener relaciones sexuales plenas, aparte de eso quieren ustedes convertir a las menores en cómplices de sus aberrantes crímenes, aprovechando precisamente su inmadurez para insuflar en sus mentes sus abominables y criminales dogmas.

Y esta es la única verdad. España este año tendrá, como poco, 150.000 habitantes menos, 150.000 muertos mas, gracias a la actuación directa o indirecta, por ineptitud, de nuestro Gobierno, donde además de los satélites terroristas e independentistas, la gran cuota de responsabilidad corresponde a las 2 organizaciones que más están haciendo por la (in) cultura de la muerte en España: PSOE y PODEMOS.

Afortunadamente tanto la Plataforma Los 7000, como un importante grupo de juristas como el mismísimo Comité de Bioética del Gobierno no nos hemos amedrentado y hemos comenzado una lucha que no parará hasta que veamos tumbadas en nuestro ordenamiento jurídico aquellas leyes que, en lugar de proteger la vida, a los más indefensos y dotar de medios a quien más lo necesita, ofrecen la muerte como una salida fácil al sufrimiento y al deber de cualquier Estado de velar por sus ciudadanos.

Cada día somos más y no vamos a parar de aunar voluntades en toda España, de todos los ámbitos, hasta que España sea un clamor contra la incultura de la muerte. Si pretenden silenciarnos mediante amenazas de sanciones o cárcel, ya pueden ir proyectando nuevos centros, porque no van a tener celdas suficientes en España para silenciar a los millones de personas que defendemos la vida por encima de cualquier otro interés o poder fáctico.

Daniel Fernández

Colaborador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *