Joe Biden y los abortistas se oponen a la fe católica. Punto y final.

(InfoCatólica) «Cualquiera que relativice el claro compromiso con la sacralidad de toda vida humana basándose en preferencias políticas con juegos tácticos y velos sofistas, se opone abiertamente a la fe católica», explica el cardenal Gerhard Ludwig Müller. en la entrevista exclusiva concedida a Kath.net sobre la defensa del aborto del nuevo presidente estadounidense, el católico Joe Biden.

El Prefecto emérito de la Congregación para la Doctrina de la Fe advierte además que:«ahora, Estados Unidos, con su poder político, mediático y económico concentrado, está a la vanguardia de la campaña más sutil y brutal para la descristianización de la cultura occidental en 100 años»

Sr. Cardenal, la Conferencia Episcopal Estadounidense (USCCB) ha criticado claramente la política aboritsta del nuevo presidente de los Estados Unidos, Joe Biden. Por otro lado, hubo algunos obispos estadounidenses que calificaron las críticas a Biden como imprudentes. El cardenal Blase Cupich de Chicago escribió en su Twitter que la conferencia episcoal había hecho «una declaración precipitada». ¿Considera que las críticas de la USCCB están justificadas o los obispos están exagerando?

Un obispo católico se diferencia de los políticos e ideólogos del poder por la obediencia a la palabra revelada de Dios. Sería un falso apóstol si relativizara la ley moral natural por sus preferencias políticas o por apoyar a tal o cual partido. Cada persona debe reconocer las exigencias de su conciencia a partir de su razón. Cuando los gobernantes político-religiosos de su tiempo quisieron prohibir a los apóstoles que proclamaran la enseñanza de Cristo bajo amenaza de castigo, respondieron: «Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres» (Hch 5, 29).

Cualquiera que relativice el claro compromiso con la sacralidad de toda vida humana sobre la base de preferencias políticas con juegos tácticos y velos sofistas se opone abiertamente a la fe católica. El Vaticano II y todos los papas hasta Francisco han descrito el asesinato deliberado de un niño antes y después del nacimiento como la violación más grave de los mandamientos de Dios.

El presidente de la USCCB, el arzobispo Gómez, le explica al presidente Joe Biden en su clara declaración: «Como enseña el Papa Francisco, no podemos guardar silencio cuando casi un millón de vidas en nuestro país son dejadas de lado por el aborto». ¿Qué está enseñando la iglesia sobre el aborto?

«Pues Dios, Señor de la vida, ha confiado a los hombres la insigne misión de conservar la vida, misión que ha de llevarse a cabo de modo digno del hombre. Por tanto, la vida desde su concepción ha de ser salvaguardada con el máximo cuidado; el aborto y el infanticidio son crímenes abominables» (Vaticano II, Constitución pastoral sobre la Iglesia en el mundo moderno Gaudium et Spes, 51).

El presidente Joe Biden se presentó, y no solo el día de su investidura, como un católico devoto y practicante. ¿Qué creíble es eso a sus ojos, dada su larga serie de declaraciones proabortistas y su declaración oficial en el 38 aniversario del Roe v. Wade: «En los últimos cuatro años el derecho al aborto ha sido atacado de forma extrema»,así como  el anuncio de que nuevamente darán un apoyo masivo al aborto en los Estados Unidos y en todo el mundo, también financieramente?

Hay buenos católicos, hasta entre los más altos cargos del Vaticano, que con un ciego afecto anti-Trump, aceptan o minimizan todo lo que ahora se está preparando contra los cristianos y todas las personas de buena voluntad en Estados Unidos.

Ahora, Estados Unidos, con su poder político, mediático y económico concentrado, está a la vanguardia de la campaña más sutilmente brutal para descristianizar la cultura occidental en los últimos 100 años. Al hecho de que las vidas de millones de niños vayan a ser víctimas de la campaña de aborto organizada en todo el mundo bajo el eufemismo «derecho a la salud reproductiva» se la resta importancia al señalar las debilidades del carácter de Trump.

Un hermano, por lo demás muy estimado, me reprochó diciedo que no debería atar todo al aborto. Porque con la no reelección de Trump, se ha evitado el peligro mucho mayor de que este loco hubiera presionado el botón atómico. Pero estoy convencido de que la ética individual y social prevalece sobre la política. Se ha superado el límite donde la fe y la moral se contrarrestan con el cálculo político. No puedo apoyar a un político abortista porque construya viviendas sociales ni tengo que aceptar lo absolutamente malo debido a lo relativamente bueno.

Hay obispos en los EE. UU. que hablan públicamente de que Biden no está en plena comunión con la Iglesia Católica debido a sus declaraciones y acciones públicas con respecto al aborto, por ejemplo, el arzobispo de Denver, Samuel J. Aquila y el arzobispo emérito de Filadelfia, Charles Chaput. Chaput defiende que Biden no debería recibir la comunión en este momento. En contraste, el cardenal Wilton D. Gregory, arzobispo de Washington DC, dijo que no se desviaría de la práctica de que Biden continuaría recibiendo la comunión. ¿cómo calificas eso?

Se ha infiltrado la opinión absurda, incluso entre los católicos, de que la creencia es un asunto privado y que en la vida pública se puede permitir, aprobar y promover algo malo.

En una acción práctica concreta, es posible que los cristianos en un parlamento o en un gobierno no siempre logren hacer cumplir la ley natural en todos los puntos. Pero nunca deben participar activa o pasivamente en el mal. Al menos tienen que protestar contra él, y en la medida de lo posible, resistirlo, incluso si son discriminados por ello.

Cualquiera que como cristiano se declare en contra de la corriente principal de la propaganda LGBT, el aborto, la legalización del consumo de drogas, la disolución de la sexualidad masculina o femenina, es insultado y calificado como «de derecha» o incluso «nazi», aunque fueron precisamente los nacionalsocialistas, con su ideología biológica-darwinista social, quienes estaban en contradicción más abierta con la imagen cristiana del hombre.

Los espíritus afines (que denigran a otros con comparaciones nazis, pero que al mismo tiempo se escandalizan por las comparaciones nazis) son más propensos a encontrarse allí donde uno se rebela contra el Dios que creó al hombre a su imagen y semejanza, como varón y mujer.

¿Pueden los obispos de EE.UU. confiar básicamente en que el Papa Francisco apoyará plenamente su compromiso provida, y a lo sumo podrían surgir desacuerdos sobre la cuestión de la sensibilidad al tratar con un presidente en ejercicio?

Al Santo Padre nunca le han faltado las palabras más claras contra el aborto como asesinato premeditado y, por lo tanto, ha sido vilmente calumniado por quienes suelen gustar de referirse a él y no pueden enfatizar lo suficiente el contraste con el anterior Papa Benedicto XVI. Espero que a nadie se le ocurra la perversa idea de acusar al aborto y a la eutanasia de dejar entrar a los inmigrantes y migrantes en la frontera con México, aceptando así los crímenes de lesa humanidad con el «silencio».

¿Pueden y deben los católicos estadounidenses, en vista de las posiciones a favor del aborto del nuevo presidente, simplemente aceptar sus llamados a la «unidad» y la curación de las heridas?

La reconciliación es lo que Dios nos ha dado a través de Jesucristo. Para los cristianos en política en particular, esto también debería ser un punto de referencia para su discurso y actuación. Pero una división ideológica en la sociedad no es superada por un lado empujando al otro al borde, criminalizándolo y destruyéndolo, de modo que al final todas las instituciones, desde los medios de comunicación hasta las corporaciones internacionales, solo estén dominadas por representantes de la voluntad capital-socialista dominante.

En Estados Unidos, como ocurre ahora en España, no cabe duda de que las escuelas católicas, los hospitales y otras instituciones sin ánimo de lucro financiadas con fondos públicos se verán obligadas a cometer conductas inmorales o ser cerradas si violan las normas. Ahora, a más tardar, incluso los más ingenuos deben darse cuenta de si el discurso sobre la reconciliación en la sociedad fue pronunciado en serio o fue solo un truco de propaganda.

Especialmente aquellos que hablan de ello tan insistentemente deberían preguntarse críticamente sobre su contribución a la división. El lema «Si no quieres ser mi hermano, te romperé la cabeza» no es la forma correcta de lograr la reconciliación y el respeto mutuo.

¿Sería concebible una reacción tan violenta contra la política de aborto en el área de habla alemana, en Austria, Alemania y la Suiza de habla alemana?

Con el absolutismo, hemos tenido la lamentable tradición de la iglesia estatal en la Francia católica, Austria y Baviera desde el siglo XVIII (galicanismo, febronianismo, josefinismo).

La iglesia ya no se define por su misión divina para la salvación de todos los seres humanos, sino por el servicio que se le permite prestar en el marco del bien común, según el estado de la sociedad. Sólo una vez, en la Kulturkampf contra el absolutismo estatal prusiano y contra las ideologías totalitarias, se ofreció resistencia en nombre de su misión superior (Pío XI., Encíclica Con ardiente preocupación).

Desde entonces, el público ha estado en gran medida subordinado a los objetivos estatales del mundo interior (la llamada relevancia sistémica) y solo se ocupa de la descristianización agresiva de la sociedad en privado. Un obispo de Europa Central se enfrenta hoy a la elección entre sobrevivir con conformidad o ser tildado de fundamentalista por los ignorantes.

Mientras que en los Estados Unidos es común la participación numerosa de obispos católicos, p. ej, en el evento Provida más grande del mundo, la Marcha por la Vida, es casi un hábito que los pocos obispos valientes en Alemania que vienen a la Marcha por la Vida puedan contarse con una mano.

No me corresponde a mí juzgar el comportamiento de los obispos individuales. Siempre me ha impresionado Clemens August von Galen, que fue ordenado obispo de Münster el 18 de octubre de 1933. Su escudo de armas era: Nec laudibus-nec timore. No debemos dejarnos llevar por el elogio o el miedo a la gente.

En Polonia, por otro lado, los obispos son marcadamente provida. ¿Aprecia sus esfuerzos?

Los polacos han sufrido y luchado por el Estado de derecho, la democracia y la fe católica más que cualquier otro pueblo europeo en los últimos 200 años.

Sin embargo, existen prejuicios perversos contra este país. Estos tópicos y estereotipos también se aceptan sin crítica en los círculos de la iglesia. El compromiso de los obispos, sacerdotes y laicos polacos se asigna a un sentimiento básico tradicionalista de una nación que, después de la dictadura nacionalsocialista y comunista y el dominio extranjero, aún no está del todo madura para la democracia.

Las ofertas a Polonia para tutelar en asuntos de democracia y cómo lidiar con una sociedad secularizada provienen precisamente de Alemania y Austria. Deberíamos mostrar deliberadamente más solidaridad con nuestros hermanos y hermanas católicos. Podríamos aprender cosas importantes unos de otros y juntos hacer el bien por la Iglesia Católica en el mundo de hoy.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *