Proteger a los niños de la pornografía

El psiquiatra Carlos Chiclana, uno de los mayores expertos en la lucha contra la pornografía y sus secuelas, ha desgranado en una entrevista en Aceprensa claves para mantener a salvo a los menores -y no tan pequeños-de esta lacra. Acaba de publicar Atrapados en el sexo: Cómo liberarte del amargo placer de la hipersexualidad.

Entrevista al doctor Chiclana sobre pornografía y menores

Ya en la introducción, el doctor subraya que los efectos del consumo de pornografía en la población adulta han sido ampliamente analizados, pero no ocurre lo mismo con los menores. «Los estudios en niños y adolescentes siguen siendo escasos, probablemente debido a las dificultades en el procedimiento, las limitaciones éticas de la temática en cuestión, la ignorancia sobre esta realidad y la rápida colonización que la pornografía ha hecho de las redes sociales, series y vídeos a los que los adolescentes tienen acceso ilimitado. Ni los padres ni los investigadores han llegado a tiempo para conocer esta realidad que se ha impuesto”.

El doctor Chiclana, apunta los efectos que pueden desarrollarse en los adolescentes que la consumen:

  • Desarrollo de actitudes permisivas sexuales
  • Instrumentalización de la sexualidad
  • Desarrollo de estereotipos de género
  • Visión de la mujer como un objeto
  • Jerarquías de género
  • Actitudes agresivas en el ámbito sexual
  • “Autoobjetificación”
  • Alteración de la imagen corporal
  • Mayor preocupación sexual
  • Mayor probabilidad de reportar victimización física y sexual
  • Relaciones sexuales de riesgo
  • Mayor uso del sexting
  • Encuentros con múltiples parejas sexuales
  • Expectativas irreales sobre la relación sexual
  • Alteraciones en la respuesta y satisfacción sexual
  • Peor calidad de las relaciones afectivas.

También se ha sugerido que el uso de pornografía puede afectar el rendimiento escolar, favorecer el consumo de sustancias y conductas delictivas, fomentar un estilo de vida menos saludable, una sintomatología depresiva y psicosomática, e incitar a acudir a sexo de pago. Muchos adolescentes, además, desarrollan conductas violentas.

«No es una batalla perdida»

Sin embargo, el psiquiatra no cree que estemos indefensos ante esta lacra: «No es una batalla perdida: sí hay medios para proteger a los niños y adolescentes de la exposición temprana a la pornografía. El principal es la educación sexual desde la infancia, a cargo de los padres y en coordinación con colegios y asociaciones. Además, se pueden emplear filtros de educación parental y medidas legales que los protejan de la exposición temprana e involuntaria».

Puede consultar la entrevista completa pinchando aquí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *