Informe ACdP: España, hacia el totalitarismo

La Asociación Católica de Propagandistas (ACdP) ha elaborado un informe en el que se analiza si en España se están produciendo amenazas contra la libertad. El documento, que retrata un panorama preocupante, estudia cuáles son estas amenazas, y en qué ámbitos se dan.

Un informe de la ACdP demuestra que la libertad en España está en peligro, especialmente para los cristianos.
La libertad en España, en peligro

El texto, enviado a todos los miembros activos de esa Asociación, al que ha tenido acceso Religión Confidencial, es un minucioso análisis de los siguientes aspectos: Política y Legislación; Familia y moral sexual; Educación; Mass Media, Redes Sociales y ámbito de la cultura; Economía y empresa; Investigación y divulgación científicas; y  Valor y sentido de la Historia.

El Vicepresidente de la ACdP, Josep Masip, señala en la introducción del Informe que “en todo caso, desde una posición u otra, lo que como ciudadanos libres y comprometidos no podemos y debemos consentir es que se nos ataquen y mermen nuestras libertades y las de los demás, nuestra forma de pensar y la del contrario. No nos quedemos quietos, no esperemos para actuar y que acabemos quedándonos nosotros solos defendiendo nuestras ideas. Si eso es así, habremos fracasado. Desde la ACdP actuaremos con responsabilidad y con firmeza, una vez que hayamos estudiado y reflexionado sobre las cuestiones presentadas, realizando una propuesta clara y actuando en consecuencia”.

Acabar con todo vestigio cristiano

Para la ACdP, estamos en un momento en el que “se trata, ni más ni menos, del fin del consenso hasta ahora existente que surge tras el final de la Segunda Guerra Mundial, un consenso que, además de décadas de paz y prosperidad, había proporcionado los márgenes más amplios de libertad política y de expresión hasta ahora conocidos en la Historia. En sentido contrario, el nuevo consenso que se trata de imponer es radical y revolucionario, y tiene por objetivo erosionar y subvertir todo orden o valor tradicional o religioso”.

En este proceso histórico, se lee en el texto, “el año 2005 supone un proceso de aceleración histórica en el proyecto de acabar con todo vestigio cristiano en nuestras sociedades. Y aquí, tristemente, la referencia política tanto en el ámbito europeo como mundial fue España”.

Amenaza de la ideología de género

“En ningún otro país como en el nuestro se puso en marcha con tanta intensidad un proceso de gran alcance de ingeniería social como el encabezado por el entonces presidente del Gobierno, José́ Luis Rodríguez Zapatero, tal y como se recoge en uno de los anexos: “La ideología de género ha irrumpido y arrasado la legislación española, con un ‘asalto ideológico’ que ha degradado la ley, procurando ‘una involución de los principios que han marcado el desarrollo jurídico occidental. La inversión de la carga de la prueba, el entrar a juzgar los sentimientos dentro de lo que engloba el delito de odio y, en algunos casos, la aparente transformación de la presunción de inocencia en presunción de culpabilidad, son datos alarmantes que observamos en no pocas de estas normas”.

Tres son los ámbitos, según este estudio donde se proyecta la corrección política: la legislación educativa, el derecho antidiscriminatorio, y en la tipificación penal del denominado “discurso del odio”.

Ajuste de cuentas con la Historia

Para los redactores del Informe 2021 de la ACdP, “el objetivo último de la corrección política es la generación de un “hombre nuevo” mediante la transformación simbólica de todos los paradigmas culturales y morales hasta ahora comúnmente aceptados por la tradición cristiana. Por eso, para esta ideología transversal se impone un ajuste de cuentas con la Historia de Occidente, o, por decirlo de un modo más preciso, se trataría de una auténtica damnatio memoriae”.

“El caso español –abunda el Informe-, una vez más, el más paradigmático de todos. Y aquí también le corresponde al que fuera presidente del Gobierno español, José́ Luis Rodríguez Zapatero, el dudoso honor de ser el gran impulsor de este revisionismo histórico con su Ley 52/2007 de “Memoria histórica”, la misma que ahora se busca extender e intensificar con el Gobierno de Pedro Sánchez, tanto en la materia objeto de censura como en las medidas represivas con que se acompaña dicha censura mediante una nueva Ley, esta vez de “Memoria democrática””.

“Bien sabe el “Gran Hermano” que impulsa estas leyes con la idea de “quien domina el pasado, domina el futuro”. La Gran Cruz del Valle de los Caídos y su previsible demolición se ha constituido en símbolo de algo más que del destino de la civilización occidental. Se ha constituido en símbolo del futuro del cristianismo en Europa y en el mundo entero”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *