Secuestrados 5 sacerdotes, 2 religiosas y 3 laicos en Haití

En un clima de creciente inestabilidad y violencia, 5 sacerdotes, dos religiosas y 3 laicos ha sido secuestrados en Haití. Los secuestradores ha solicitado un rescate de un millón de dólares para liberarlos con vida. La Conferencia episcopal del país ha confirmado los hechos y ha exigido su liberación a la vez que pide oración a los cristianos del mundo.

5 sacerdotes, 2 religiosas y 3 laicos han sido secuestrados en Haití y exigen un millón de dólares por su liberación.

Los religiosos, incluidos una monja y un sacerdote de origen francés, fueron secuestrados durante la mañana del 11 de abril en Croix-des-Bouquets, cerca de Puerto Príncipe. Se dirigían a la parroquia de Galette Chambon para participar en la toma de posesión del nuevo párroco, según confirmó el padre Stevenson Montinard, de la Sociedad de Sacerdotes de Saint Jacques, a la que pertenecen varios de los secuestrados.

Las víctimas son: Los sacerdotes Michel Briand (de nacionalidad francesa), Jean Nicaisse Milien, Joël Thomas, Evens Joseph y Jean-Hugues Baptiste, (de la arquidiócesis de Cabo Haitiano, estudiante de medicina) y las religiosas Agnès Bordeau, de la Congregación de la Providencia de Pommeraye, de nacionalidad francesa, y Anne Marie Dorcelus, de la Congregación de las Hermanitas del Niño Jesús.

Violencia y pobreza crecientes

La Conferencia de Religiosos de Haití (CHR) expresó en un comunicado «su profundo pesar y su enojo por la situación inhumana que hemos atravesado durante más de una década. No pasa un día sin llantos y temores y, sin embargo, los llamados líderes de este país, mientras se aferran al poder, son cada vez más impotentes».

Los secuestros por motivos económicos han aumentado en los últimos meses en Puerto Príncipe y en el interior del país. «Esto es demasiado. Llegó el momento de que cesen estos actos inhumanos», dijo monseñor Pierre-André Dumas, obispo de Miragoâne. «La Iglesia reza y se solidariza con todas las víctimas de este acto vil», añadió.

Secuestros y asesinatos a ricos y pobres

En marzo, el ejecutivo haitiano declaró el estado de emergencia durante un mes en algunas zonas de la capital y de una región provincial para “restaurar la autoridad del Estado” en las zonas controladas por las bandas. En el caso de este acto, la policía sospecha que es obra de una banda armada activa en la zona, apodada «400 Mawozo».

La medida está motivada por la actuación de bandas armadas que “secuestran personas para pedir rescate, declarándolo abiertamente, roban y saquean la propiedad pública y privada, y se enfrentan abiertamente a las fuerzas del orden público”, según el decreto presidencial. Los secuestros afectan indistintamente a los habitantes más ricos y a la mayoría que vive por debajo del umbral de la pobreza.

Michel Briand, pasión por la misión en Haití

Michel Briand ya sabe lo que es sufrir la violencia en este país. El sacerdote francés fue tiroteado en el estómago durante un atraco. Operado en Bretaña. Apenas se recuperó de la intervención regresó a Haití, donde ha sido secuestrado en estos momentos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *