Señor Doctor: ¿Me cuidarás o me matarás?

Ayer 25 de Junio de 2021 fue uno de los días mas tristes para nuestra sociedad. El desprecio por la vida, por los más débiles y por todos aquellos que necesitan de los máximos cuidados de la sociedad ha triunfado con la entrada en vigor de la Ley de Eutanasia, ante la pasividad de una sociedad que, una vez más, se desentiende de los más débiles, entregada al hedonismo en el que ha sido educada y formada.

¿Qué harán ahora las personas que se enfrenten a una enfermedad terminal o a una enfermedad crónica con deterioro progresivo de la Salud? ¿Qué harán ahora los familiares de personas con grandes invalideces o incluso grandes discapacidades? ¿Creerán a partir de ahora a un médico cuando les digan que su familiar o usted mismo ya no tiene tratamiento alguno? Les guste o no, con esta norma, los médicos pueden vulnerar su juramento hipocrático y ya no tienen porque aplicar sus conocimientos para mejorar la salud del enfermo; ahora ya pueden aplicarlos para matar al enfermo.

Entrada en vigor de la Ley de la Eutanasia
Entrada en vigor de la Ley de la Eutanasia

Porque no es una exageración. Ahora, cuando nos sentemos delante de nuestro médico, tendremos derecho a preguntarle si está a favor de la Eutanasia o no, y si está inscrito o no en algún registro a los efectos. Que menos que sepamos si, en manos de quien se supone que descansa nuestra salud y nuestra calidad de vida el tiempo que nos pueda quedar, está a favor de mejorar la misma con las mejores técnicas y medios disponibles, o a acabar con nuestra vida en el momento que considere ya es una vida que ya no merece la pena ser vivida. SI su médico se niega a responderle, no lo dude, solicite un cambio de médico hasta que consiga encontrar a uno dispuesto a respetar su juramento hipocrático y, por supuesto, no olvide hacer cuanto antes su testamento vital, no sea que el día de mañana le toque en suerte caer en mano de alguno de los nuevos «doctores muerte» que nuestro Gobierno se dispone a impulsar en toda España.

No ha podido ser mas exacto nuestro compañero Jucho al captar en su viñeta la dantesca situación a la que se enfrentan, a partir de ahora, los más débiles de nuestra sociedad y que él mismo nos ayuda a describir: En una sórdida habitación, un paciente espera a ser «eutanasiado». Hay un marco de fotos tumbado en la mesilla, refleja el abandono de la familia, pues con una familia cercana y cariñosa, con principios basados en la fe, no dejarían al abuelo solo y abandonado a su suerte. No hay crucifijo, solo la marca de haber estado ahí durante mucho tiempo, pero actualmente está retirado y guardado en el cajón. La sombra del supuesto médico es obvia, aguja preparada , pistola preparada…. y la corona de flores lleva claro el mensaje: “el juramento hipocrático SÍ te olvida” eso de “no llevar otro propósito que el bien y la salud a los enfermos” queda tan lejos de esta nueva y demoníaca forma de ver la vida y el sufrimiento como lejos del respeto a la vida quedan las leyes que la izquierda radical, hecha alianza en el Gobierno de España, nos sirve cada semana de postre, pues ya tienen en el horno la nueva Ley del Aborto que amenaza con encarcelar a todo aquel que se atreva a expresar en público cualquier opinión en defensa de la vida y ayuda de las madres embarazadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *