Polémica ‘trans’ en los Juegos Olímpicos

La haltera neozelandesa Laurel Hubbard ya ha hecho historia en los Juegos Olímpicos. No por ganar el oro, ni siquiera medalla -aún, porque aún no ha competido-, sino porque será el primer deportista transexual que participa en una edución. Su inclusión en la lista del país oceánico ha levantado una gran polémica, mientras que sus rivales critican abiertamente que «alguien que ni siquiera estaría en Tokio por sus marcas como hombre, aspire a ganar medalla como mujer».

JJOO tokio

Entre quienes se han atrevido a romper la mordaza LGTBI y la del buenismo se encuentra su rival Anna Van Bellinghen: » Esta situación en particular es injusta para el deporte y los deportistas. Es una broma de mal gusto«. Constantino Iglesias, presidente de la Federación española de Halterofilia, suscribe estas declaraciones: «Sinceramente, no me parece nada justo. Hay que aceptar las normas del COI, pero es un tema que no está resuelto y que debe estudiarse en el futuro». 

La polémica sobre la participación de Hubbard reside en que las condiciones físicas de la deportista suponen una ventaja de la que carecía cuando competía en categorías masculinas, según explica Constantino Iglesias: «Yo he visto competir a esta persona cuando lo hacía con los chicos. Seguramente no se hubiese clasificado para la prueba masculina y en cambio como mujer tiene opciones de medalla».

«Como hombre no estaría en los JJOO y así puede ganar medalla» 

Ante el aluvión de críticas, Hubbard ha decidido no abandonar la villa olímpica y no comparecer ante ningún medio.  Frente a esta polémica, que estalló hace meses cuando arrebató la plaza olímpica a su compatriota Nimi Manumua, la haltera agradeció el apoyo de muchos neozelandeses en un comunicado emitido por el propio Comité Olímpico de Nueva Zelanda.

Laurel dejó de ser Gavin a los 35 años y fue seleccionada tras un complejo proceso hormonal. El Comité Olímpico Internacional se defiende alegando que superó y cumplió todos los criterios para llegar a Tokio 2020. Desde 2015 se permite a deportistas en «transición al género femenino» ser de la partida «siempre y cuando sus niveles de testosterona estén por debajo de 10 nanomoles por litro durante al menos 12 meses antes de la competición».

2 comentarios en «Polémica ‘trans’ en los Juegos Olímpicos»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *