¿La hora de los partidos políticos cristianos?

Hemos asistido esta semana a la «resurrección» de EL DEBATE. Un periódico español editado en Madrid entre 1910 y 1936. El último número salió en julio de 1936, tras el estallido de la Guerra civil; durante la contienda sus instalaciones fueron confiscadas por las autoridades republicanas, afortunadamente recuperado por la Asociación Católica de Propagandistas.

Venimos asistiendo en los últimos meses a una intensa movilización de decenas de asociaciones y organizaciones que, bajo la denominación ASAMBLEA POR LA VIDA, LA LIBERTAD Y LA DIGNIDAD, han organizado una respuesta jurídica, social y cultural a la Eutanasia en España y que pronto sumarán a sus movilizaciones las restricciones de libertades que el Gobierno social comunista de España pretende imponer próximamente con la reforma del código penal y la Ley del Aborto.

En paralelo, interesantes iniciativas para proponer una Alternativa Cultural Cristiana como la de Forum Libertas, que pretenden recuperar un espacio que jamos debimos abandonar ni entregar en manos de una izquierda que ha sabido capitalizar y rentabilizar, canalizando su proyecto de re-ingeneria social a través de la cultura.

¿Y LA POLÍTICA, PARA CUANDO?

¿Para cuando los partidos políticos cristianos, con bases verdaderas en la Doctrina Social de la Iglesia y el humanismo cristiano darán un paso adelante para recuperar el protagonismo en la vida pública? El auge de VOX puede confundir a muchos porque sus planteamientos se alinean, en muchos casos, con los principios morales cristianos (en mucho, no en todos, pues no podemos olvidar cuestiones como los inmigrantes ilegales o el liberalismo económico). Pero no nos engañemos… VOX puede «virar» en cualquier momento, como lo hizo el Partido Popular de finales de los 90, y pasar a posiciones mas «transigentes» con la ideología dominante y con las estructuras de pecado.

¿Porqué no llevar nuestra gran riqueza a todos los ámbitos de la vida social?

¿Porqué? Pues porque, al igual que el Partido Popular, no tienen una sustancia moral en su programa. En el mejor de los casos, habla de «tradiciones y costumbres» de nuestra sociedad, y eso no es malo, pero no es suficiente si queremos depositar nuestro voto con garantía de futuro a un partido cuyas siglas y fundamentos estén por encima de las personas que, en cada momento, conforman sus consejos y órganos políticos.

Por eso es hora de apostar por Partidos Políticos cristianos. Partidos Políticos que lleven en su ADN, en sus estatutos, los principios del humanismo cristiano y la Doctrina Social de la Iglesia sin dobleces ni complejos. Haberlos, haylos. ¿Cuál es el problema? ¿Qué son pequeños? ¡Pues hagámoslos grandes! De nosotros depende y precisamente VOX, un partido que estaba hace apenas 5 años viendo como planteaba su disolución, debe servirnos de ejemplo para trabajar en este sentido, y no para desanimarnos y unirnos al «mal menor», de nuevo, como ya hicimos en las últimas décadas.

URGEN OPCIONES DE VOTO CRISTIANAS

En España, partidos de larga trayectoria como Familia y Vida o Unión Cristiano Demócrata Española (UCDE) y algunos más recientes como Contigo Más o Valores han desarrollado propuestas y programas políticos muy completos desde nuestras profundas convicciones y nuestra visión Cristo céntrica de los principios del humanismo cristiano… ¿Porqué no votarlos? ¿Acaso somos los primeros en caer en la trampa de que nuestras creencias deben permanecer en el ámbito privado y no tienen porque «interferir» en la vida pública?

No seamos necios. El Amor de Cristo nos urge, también en la política, a estar y hacer presente el Amor de Dios. Tenemos el deber moral de llevar luz y esperanza a un mundo, el político, movido por intereses partidistas, que abandonó la búsqueda del bien común hace mucho tiempo y centró sus objetivos en la partitocracia, que no democracia, en la que España vive desde la transición. Quizás nuestra misión no sea Gobernar sino, simplemente, llevar la luz del Evangelio nuevamente a los parlamentos, de donde fue expulsada hace muchos años.

Desde nuestra Asociación queremos hacer un llamamiento de unidad a todos estos partidos y a cualquier formación política dispuesta a luchar por el bien común y la verdad, a realizar un esfuerzo de unidad para conformar una candidatura nacional de cara a las próximas elecciones Europeas de 2024 que permita a los cristianos de nuevo, y tras muchos años, volver a votar en conciencia con absoluta tranquilidad, sabedores que depositamos nuestro voto y nuestra confianza a personas y organizaciones movidos por el afán de servicio y, sobre todo, por el anuncio del Evangelio, también, por supuesto, en la política.

Daniel Fernández

8 comentarios en «¿La hora de los partidos políticos cristianos?»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *