Hispanidad: ¿Hispanoamérica o Latinoamérica?

Para responder a esta importante cuestión en un día como hoy, vamos a analizar dos textos realmente interesantes al respecto. El primero de ellos, publicado por Raul Mayoral en El Imparcial, incluye las siguientes reflexiones:

Con su lucidez habitual, Hannah Arendt distinguía en política dos tipos de mentira: El primero, habitual en el arte de la diplomacia y las relaciones entre los Gobiernos, es la mentira propia de la política tradicional, que conlleva secretismo en la estrategia internacional para confundir al enemigo exterior. La segunda mentira es la de la política moderna, que manipula hechos objetivos o que son conocidos por muchos pretendiendo engañar a todos. Entre otras, la que consiste en cancelar la historia con la artimaña de reescribirla de nuevo. A esto algunos lo denominan hoy posverdad.

LA PERVERSIÓN DEL LENGUAJE ES EL ARMA FAVORITA DE LA IZQUIERDA.

Es la posverdad un campo abonado para la izquierda desde que, desorientada y desmoralizada, quedó colgando de la brocha al derribarse el muro de Berlín. El discurso tradicional del marxismo con su pacifista “lucha de clases” y con la orden poco acatada de “proletarios de todo el mundo, uníos” está hoy tan obsoleto como una máquina de escribir en una oficina.

Y como Pirandello en busca de autor, el progresismo tuvo que lanzarse a buscar nuevos sujetos políticos y embaucarlos bajo la falsa protección del renovado socialismo: feministas, homosexuales, minorías raciales, activistas del indigenismo, ecologismo o animalismo…

Y es que parafrasenado al maestro Ruano, el tonto del siglo XXI es igual al tonto romano y el mala uva de 2021 responde a idéntica cosecha que el mala uva de la Grecia de Platón, de la época de los faraones o del medievo.

La nueva “interseccional” comunista con su “tuneado” grito de “oprimidos de todo el mundo, uníos” crea mediante colectividades de resentidos una nueva clase explotada y prevaliéndose del perverso lenguaje de la corrección ideológica impone silencios y censuras contra la libertad.

Y en fechas como la de hoy, en que conmemoramos el día de la Hispanidad, los pontífices del resentimiento reinventan hechos históricos troquelados con antojadizas calumnias, exigen que nos avergoncemos y disculpemos por la hazaña del descubrimiento y la gesta de la evangelización que España protagonizó en América y jalean instintivamente a su legión de cafres para que abatan las estatuas de quienes posibilitaron aquella titánica obra.

¿Oprimidos de qué? La empresa española en América consistió en sacar de la prehistoria todo un nuevo mundo y entregarlo a la historia, redimirlo de la piedra y salvarlo en la palabra. Desde Bartolomé de las Casas a Junípero Serra, todos los ejemplares misioneros españoles no fueron a América a buscar oro, sino a llevarlo, trasplantando a las montañas, valles y planicies del Nuevo Mundo el hogar cristiano.

El continente americano es el continente de Nuestra Señora y la devoción mariana fue un factor clave en la conversión de los nativos y en la mezcla fecunda de razas que siguen rezando en español. Y la equiparación entre españoles e indígenas data del mimo instante del descubrimiento y posterior evangelización.

Latinoamérica es un término que colabora de forma indirecta a asumir la mentira de la Leyenda Negra sobre el descubrimiento y evangelización de américa como propia.

LATINOAMÉRICA: UN TÉRMINO ESENCIALMENTE FALSO.

Para completar este post sobre la hispanidad, os dejamos este análisis histórico sobre los términos HISPANOAMÉRICA Y LATINOAMÉRICA escrito por Antonio Castillo Algarra, que no deja lugar a duda sobre que término debemos emplear si queremos evitar que, también en esta cuestión, la perversión del lenguaje acabe haciéndonos cómplices de la gran mentira histórica

El libro de Julián Marías La Comunidad Hispánica de Naciones (publicado por la asociación Francisco López de Gomara como tomo décimo de la serie “La Corona y los Pueblos Americanos”, en 1992), en las páginas 88 a 90, explica el origen del nombre “América Latina”: se usó por primera vez en 1861 en la “Reveu des Races Latines”, por Michel Chevalier, activo colaborador en la política de Napoleón III en México; este Chevalier, célebre economista, fue un sectario librecambista y antisocialista, lo que no deja de ser paradójico y una ironía, dado el talante de muchos partidarios del nombre “Latinoamérica”.

“En los años siguientes –dice Marías– lo usan (ese nombre) solamente seis autores franceses y dos hispanoamericanos residentes desde tiempo atrás en Francia, como ha documentado con toda precisión John L. Phelan, admirable historiador de la América hispánica”. El éxito posterior de dicha denominación entre los hispanoamericanos es “inexplicable”, dice Marías, “porque es un nombre “colonialista” por excelencia, inventado para favorecer una intervención enteramente ajena.

El término “Latinoamérica” lo acuñó un esbirro de Napoleón III, a modo de arma propagandística para devaluar la influencia española. Don Juan Valera, en sus Cartas Americanas, defendía, ya en 1888, la denominación “hispano-americanos” frente a “latino-americanos”.

Es además -y esto es lo más grave- un término falso, porque lo “latino” como tal no tiene que ver con América, porque nadie incluye en él Quebec, que es lo que podría considerarse así, y porque hablar de “raza latina” en Hispanoamérica, con la presencia de millones de indios, mestizos, negros, mulatos y personas de otros orígenes étnicos, no tiene el menor sentido”.

“El nombre usual –dice también Marías– incluso mucho tiempo después de la independencia, era “América española””. Además, en su España inteligible (1981), Marías escribió: “Para los países hispánicos de América, la mayor tentación ha sido el intencionado mito de “Latinoamérica”(…); esa expresión finge una unidad suficiente sin referencia a España, es decir, al principio efectivo de vinculación de sus miembros entre sí.

Si se elimina el ingrediente español en los países hispánicos, se volatiliza toda comunidad histórica entre ellos, desaparecen sus raíces compartidas, y con ello toda conexión social que pudiera llegar a articularlos en un mundo coherente.”

5 comentarios en «Hispanidad: ¿Hispanoamérica o Latinoamérica?»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *