¿Halloween? NO, gracias.

Es muy fácil comprobar en estos días como las modas «modernas» se imponen en nuestra sociedad, en contra de cualquier elemento de los que, hasta finales del Siglo XX, conformaban nuestra cultura.

Halloween, en España, no es más que una moda moderna

Halloween es uno de esos grandes ejemplos, dignos de estudio. Seguramente gracias al impulso que los seres humanos tenemos en nuestro interior hacia lo «prohibido», hacia lo inexplicable y, por que negarlo, hacia la propia muerte, esta celebración pagana ha calado de una forma increíblemente rápida en nuestra sociedad, hasta el punto que cualquiera diría que lleva siglos con nosotros.

Pero nada más lejos de la realidad. Hace apenas unos años, nuestros Santos y Difuntos seguían teniendo un papel preponderante en este puente, muy por encima de telarañas, calabazas y brujas. Y parece que, sin apenas darnos cuentas, la noche de las brujas se haya impuesto a celebrar con dignidad y cariño a los que ya no están con nosotros y a nuestros Santos.

Pero, ¿porqué no celebrar Halloween? Son varias las citas que podríamos utilizar que nos advierten del peligro de hacernos uno con el mal (1Cor 6,16). En primer lugar, porque estamos llamados a ser Luz, por el propio Jesucristo, y no tinieblas, y esta celebración es, precisamente, una exaltación / adoración a las tinieblas y a todo lo desconocido que esconden, de una forma macabramente «alegre».

En segundo lugar, por tantas advertencias como hemos recibido, para no llamar bien al mal y mal al bien (Is 5,20) y para no hacernos cómplices de los que no conocen a Dios (Ef 5,11), ni a seguir los malos ejemplos ( Jn 3, 1-11), por mucho que esos malos ejemplos se conviertan en «moda dominante» de nuestra sociedad. Si seguimos este ejemplo, al menos no seamos luego hipócritas, pidiendo cuentas a Dios cuando seamos incapaces de asumir los sufrimientos de nuestra vida.

Halloween, la muerte y el coronavirus

¿Qué pensarán los más de 100.000 fallecidos por coronavirus en España cuando vean estos días a millones de personas haciendo el ridículo disfrazados de «muertos vivientes»? Si algo demuestra esta celebración es la falta de respeto a la muerte que reina en nuestra sociedad y nuestra cultura, pero no como un hecho propio y reflexivo, sino como una válvula de escape frente a una realidad que aplasta al hombre moderno, como es pensar en su propia muerte o la de sus mas allegados.

Pero bueno, después de todo, hay esperanza, pues en España la gente parece no haberse enterado de que va esta celebración de tintes paganos y satánicos. El hecho de que en España el disfraz más vendido haya sido el del Juego del Calamar demuestra el punto de superficialidad de todo lo que hoy nos inunda, lo bueno y también lo malo. La mayoría de los que celebran esta «fiesta» no saben ni lo que hacen, y se creen que están en carnavales, por lo que tampoco deberíamos adoptar una postura «justiciera» contra ellos, antes bien, intentar atraerlos hacia lo bueno y lo hermoso de todo lo que el Señor nos ha regalado.

Por eso, lo importante de estos días no es luchar contra halloween, sino luchar por nuestras tradiciones. Ayudar a nuestros hijos a entender la importancia de honrar y recordar a nuestros Santos y Difuntos y situar en el centro de nuestras familias la esperanza de la vida eterna frente a las tinieblas de una muerte y una vida sin sentido, que es la que el mundo celebra y ensalza en estos días.

Sin duda, es mucho más incómodo que dejarse arrastrar por las modas y corrientes de nuestros tiempos, pero es que a eso es a lo que estamos llamados. Nadie ha dicho nunca que la vida del cristiano fuera fácil, sino más bien todo lo contrario. Desde los profetas hasta nuestro Señor Jesucristo, y posteriormente Santos y Mártires, estamos llamados a ser signo de contrariedad, a ser Luz, Sal y Fermento, una minoría capaz de mostrar a quienes se dejan llevar por doctrinas absurdas y carentes de sentido que, cuando comprueben que las mismas no hacen sino llevarles a ser cada vez más infelices, Dios seguirá esperándolos pacientemente para llenar sus vidas de su misericordia y amor.

Un comentario en «¿Halloween? NO, gracias.»

  1. Hola Abogados Cristianos:
    Debemos de hacer más publicidad para sustituir Halloween por Holywin, ayudándonos, ustedes también es una fuente de gran ayuda haciéndolo llegar por otros medios, tienen gran fuerza. No dejándolo a última hora. Muchas grancias.

    Un cordial saludo,

    Nana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *