¿Respetar a la mujer? ¡Mirad a San José!

¿Porqué dejamos entrar en nuestros centros escolares absurdas teorías que, sin substancia alguna, tratan de imponer a nuestros hijos modelos igualitarios en los que, además, la dignidad del ser humano solo tiene un valor relativo?

Si, así es. Las mismas que hoy hablarán en los colegios a nuestros hijos sobre la importancia de la NO VIOLENCIA SOBRE LA MUJER, el 8 de Marzo no tendrán reparos en animar a las mujeres a matar a sus hijas, en su vientre, si suponen un estorbo para sus planes de realización personal / profesional. ¿Acaso el aborto no es violencia contra la mujer, cuando se asesina a no nacidas?

Por eso debemos luchar, especialmente en días como hoy, por preservar la verdad. ¿Y que es la verdad? Si Jesucristo dejó sin responder esta pregunta a Poncio Pilatos, no seremos nosotros quienes se atrevan a decir que es la verdad, pero si a contar la verdad que conocemos.

Y la verdad es que en la Iglesia tenemos cientos de modelos de respeto y amor a la mujer, sobre todo en el ámbito educativo y social, hombre que han dado su vida por amor a las mujeres fundando hospitales, centros educativos y organizaciones, no ahora, sino hace 100 ó 200 años, cuando realmente las mujeres eran tratadas como ciudadanos de segunda o tercera categoría: San Faustino Minguez, San José de Calsanz… la lista de hombre que, inspirados por Dios, han visto a lo largo de la historia la necesidad de proteger especialmente a las mujeres sería interminable.

Pero hoy nos detendremos en el primero de nuestra era, en el justo, en SAN JOSÉ. ¿Puede alguien imaginarse que habría podido hacer hoy en día San José, en sus redes sociales, cuando se hubiera enterado que su «novia» estaba embarazada y no precisamente de él? Pues si, si hace 2.000 años hubiera bastado su denuncia pública para que Maria hubiese muerto lapidada, hoy en día lo llaman «cyberacoso» y violencia de género.

¿Y cuál es el camino que nos mostró San José? Muy fácil: Con su comportamiento, San José mostró a todos los hombres de la humanidad que aunque todas las pruebas conduzcan a la conclusión de que una mujer ha tenido un comportamiento «dudoso», nada justifica menospreciarla, humillarla y no respetar su dignidad e integridad como persona.

Pocos ejemplos más claro encontraremos en la historia sobre amar al prójimo, respetar a la mujer y velar por su integridad y su dignidad por encima, incluso, de nuestros propios sentimientos contradictorios, como él mismo sufrió en primera persona.

Así que no seamos necios, cerremos las puertas de nuestros colegios a la imposición de la ideología dominante y desempolvemos las riquezas de nuestra historia y de nuestra Fe, porque ninguna ideología moderna y ninguna posverdad podrá ofrecer a nuestros hijos unos valores más firmas, verdaderos y contrastados que los de nuestra Fe.

Para los curiosos que lleguen hasta el final del post, os dejamos una descripción de los principales detalles que podreis encontrar en la imagen creada para hoy por nuestro hermano y colaborador artístico, Jose María García Viejo, «Jucho»:

  • modelo de fidelidad (a María y a Dios),
  • hombre justo (que se ajusta a la voluntad de Dios)
  • casto (lo que le concede el don del discernimiento)
  • tektón (no un carpintero normalidad, sino un verdadero técnico,profesional y de grandes conocimientos -de ahí los libros-)
  • patrón de la Iglesia (aunque no existieran como la que he representado)
  • De la estirpe de David (cartelito con la estrella)
  • Padre mesiánico (que se anunciaba en la torá -bien guardada como señal de respeto por si nos lee un judío…)
  • patrón de la buena muerte (representado por el cuadro «imposible en el tiempo», donde S José muere junto a Cristo y la Virgen)
  • custodio de la virginidad (jarrón con lirios)
  • padre de Jesús (junto a la iglesia verás un bote con los 3 clavos de la pasión)

2 comentarios en «¿Respetar a la mujer? ¡Mirad a San José!»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *