La increíble difusión de la pornografía en el mundo y en Iberoamérica.

Cada vez más estudios prueban empíricamente la relación entre el consumo de pornografía y fenómenos como la separación de las parejas y su consecuente impacto en la familia, la violencia sexual o la inestabilidad emocional. Hay estudios que han evidenciado que un sometimiento excesivo a contenidos pornográficos puede producir adición, ya que el consumo de pornografía activa la producción de dopamina, lo que, a su vez, produce una sensación de placer y envía el mensaje al cerebro de volver a repetir el proceso. Es un proceso muy parecido al que se ha observado en la adicción al alcohol o las drogas.

Según estudio de la universidad de Cambridge de 2014, la exposición continuada de estas imágenes afecta más a las personas más jóvenes. Así pues, como todas las adicciones puede crear graves problemas en los ciudadanos al distorsionar el orden de preferencias, lo que puede inducir a un gasto irracional o a una influencia negativa significativa en el rendimiento laboral.
Así pues, llama la atención el escaso interés que, desde el mundo de la política, especialmente si se tiene en cuenta la potentísima capacidad de difusión que está teniendo la pornografía en la población de todo el mundo. Considerando el poder adictivo de este producto y la facilidad de difusión que tiene a través de los dispositivos móviles, es lógico pensar que se difunda con la gran potencia que lo hace.
A continuación, se muestran algunos datos:
Según un informe estadístico del portal erótico Pornhub (es solo uno de los portales, existen muchos más), el 80% de los accesos a pornografía del mundo se concentran en 20 países, entre los cuales, se incluyen cuatro países iberoamericanos: Brasil, México, España y Argentina. Cabe destacar que España con su población de 47 millones de habitantes está sobrerrepresentada ya que es el segundo mayor consumidor de este grupo, cuando por población está muy próxima al último país. Sin embargo, ninguna ciudad del referido conjunto hispanoamericano se encuentra entre las 20 ciudades con más consumo del mundo.
El crecimiento del consumo en los últimos años está siendo espectacular. Entre 2016 y 2019, el número de accesos a contenidos pornográficos se ha duplicado, llegando a suponer una media de 115 millones de accesos diarios. Considerando la población de los referidos 20 países más consumidores que es equivalente a unos 3.044 millones de personas, el 7,5% accedió a contenidos pornográficos en 2016, y el 13,8% en 2019. Esta cifra general podría tener variaciones ya que no todos los países tienen el mismo nivel de acceso a este tipo de contenidos. Y esto solamente para este portal en concreto, obviamente la cifra global debe ser aún mayor.
A este respecto, el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) de España, dirigido por el socialista Tezanos, ha realizado un estudio sobre las relaciones sociales y afectivas en tiempos de pandemia, en la que se han realizado una amplia batería de cuestiones sobre el comportamiento sexual de los españoles durante la pandemia. Entre otras cuestiones, se ha consultado sobre el consumo de pornografía según la adscripción política de los encuestados.
Los resultados de esta encuesta muestran que el acceso a los contenidos pornográficos no se distribuye aleatoriamente en la población, sino que existe cierta preferencia según el sexo o edad, siendo predominante el acceso por parte de los varones frente a las mujeres y de los jóvenes respecto a los más mayores. Sin embargo, este análisis también ha puesto de relieve que existen diferencias relevantes según el espectro político al que se adscriban las personas. De este modo, la población adscrita a partidos de izquierda (centro izquierda y extrema izquierda), han manifestado tener un mayor acceso a contenidos pornográficos que los partidos de derecha (centro derecha o derecha).

Así como se puede apreciar en la tabla de la parte superior, el acceso a los contenidos pornográficos permea todas las capas sociales y todos los espectros políticos, pero se puede observar una diferencia significativa entre votantes de derecha e izquierda. De este modo, la diferencia entre el porcentaje de la población que nunca ha accedido a contenidos pornográficos entre los votantes de la derecha y los de izquierda es de cerca de 5%. Más llamativa es la diferencia entre el acceso compulsivo a contenidos eróticos entre los votantes de derecha y los de izquierda, siendo significativamente mayor en este último grupo.
Si se analiza este aspecto considerando los partidos que han ayudado a conformar el gobierno, cabe llegar a una situación similar. Los votantes que conforman los partidos que conforman una actual mayoría para gobernar acceden con más frecuencia a este tipo de contenidos.

Esto implica necesariamente que la actual mayoría de izquierdas que conforma el gobierno es más sensible a esta realidad de sus votantes, aunque ello no obvia que la diferencia, aunque significativa, es relativamente menor ya que como se ha mencionado la pornografía permea a todos los estratos sociales y cada vez lo hace de un modo más intenso.
Así pues, no se entiende por qué el gobierno no toma ninguna acción al respecto, sabiendo que el problema es precisamente mayor en sus votantes. Mas, bien al contrario, ha favorecido y permitido la exposición de contenidos eróticos en colegios públicos, según consta en algunas denuncias realizadas por padres, demostrando con ello su nula voluntad de luchar contra este creciente problema mundial. Cabe destacar la soledad de Vox en la defensa de algunas medidas que contribuyen indirectamente a la exposición a los contenidos pornográficos como la aprobación del PIN parental, sin embargo, se echan en falta más iniciativas en este sentido.

3 comentarios en «La increíble difusión de la pornografía en el mundo y en Iberoamérica.»

  1. קמגרה תשדרג לכם את חיי המין ותאפשר לכם הנאה מרבית מהאקט. לטבע פלז’ר שלל פתרונות טבעיים נוספים שישדרגו לכם את חדר המיטות. קמגרה תשדרג לכם את חיי המין ותאפשר לכם הנאה מרבית מהאקט. לטבע פלז’ר שלל פתרונות טבעיים נוספים שישדרגו לכם את חדר המיטות. ליווי נערה

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *