Nuevo objetivo de la Inquisición-Corrección política: La Navidad cristiana.

Si preguntásemos a cualquier persona del mundo no cristiano ¿qué es la Navidad?, la inmensa mayoría de estas personas sabrían definir qué es o al menos tendrían una vaga idea sobre el concepto. Es el término mejor conocido por la humanidad tras los términos Jesucristo y biblia. El gran conjunto de población no cristiana representa al menos al 68% de la población del mundo y se localiza esencialmente en los países de predominio musulmán, budista, hindú, la gran masa de población oficialmente atea de China, la población atea o agnóstica de los países occidentales y ámbitos de predominio de otras religiones de menor número. Resulta asombroso que también en estos territorios se conozca el término Navidad y lo que celebramos los cristianos.

Irrespetuosa iluminación de Navidad en el ayuntamiento de Granada en España

Sin embargo, a pesar de la gran popularidad de la fiesta del nacimiento de Jesucristo, no ha dejado de estar perseguida desde el primer momento. Ello se pudo constatar con la persecución de Herodes durante los primeros días de Jesús en la tierra. También hubo persecución durante el gobierno de varios emperadores romanos hasta el siglo IV. Igualmente, la Navidad como expresión cristiana fue perseguida desde el siglo VII en los territorios invadidos por los ejércitos del islam. Por si no fuera poco, también su celebración fue muy perseguida por los puritanos protestantes en Reino Unido entre los siglos XVII y XVIII. Los progresistas revolucionarios franceses del siglo XIX trataron de erradicarla como expresión cristiana que era. En esa misma línea los gobiernos comunistas del bloque soviético y chino trataron de eliminar la navidad en los distintos países en los que tuvieron influencia durante el siglo XX. Por último, en la actualidad, a todos ellos se han sumado los diversos grupos paganos instalados cómodamente en Europa y EE.UU., que desde hace dos décadas gobiernan las costumbres sociales de los ciudadanos, empleando su nuevo código civil: “la corrección política”.

“El gobernador puritano interrumpe los deportes navideños.,” by Howard Pyle c. 1883

Ante el fuerte enraizamiento social de esta festividad y la impopularidad de su pretendida erradicación, los grupos de izquierda y progresistas han intentado adaptar la Navidad a la corrección política en lugar de comenzar por suprimirla. Un buen ejemplo de ello se produjo cuando el equipo de Gobierno de izquierda de Manuela Carmena de Podemos en Madrid preparó una cabalgata de Reyes Magos desfigurada y, cabría decir, que de estética masónica. Sin embargo, el recibimiento de su adaptación de la navidad fue bastante negativo y rechazado por la mayoría, especialmente por sus principales usuarios, los niños.

Los Reyes Magos segun la dirigente de izquierdas Carmena

A ello puede añadirse el reciente veto del ayuntamiento de Barcelona a la publicación de un mensaje navideño en el lugar dedicado a la publicidad de las paradas de los autobuses urbanos.

Por último, en los últimos años, los grupos que apoyan la corrección política, tambien tratan de eliminar la palabra “Navidad” porque no es inclusiva, y proponen sustituir la tradicional felicitación de Navidad por el término “felices fiestas”.


Así pues, para los líderes de izquierda que tratan de imponer la corrección política, la Navidad, esto es, la festividad más conocida del planeta y una de las más antiguas de la historia de la humanidad es excluyente. La celebración de la Navidad existía en España y Europa desde mucho antes que existiesen los actuales estados occidentales. Forma parte del paisaje cultural de nuestra civilización europea y occidental, con la misma naturalidad que el arco de medio punto, el estilo gótico o el derecho romano. ¿Cómo no va a hacer parte de la identidad de los países? No tiene sentido, que por acomodarnos a la cambiante sensibilidad de una minoría de la población, se renuncie a un signo íntimamente relacionado con nuestra cultura y tan sobradamente conocido por el resto de culturas del mundo.


Esta actitud inquisitiva e intolerante de los grupos de corrección política hacia la Navidad, contrasta con la aceptación masiva de otra fiesta nada inclusiva y completamente ajena a la tradición europea como Halloween.


En definitiva, la corrección política es totalitaria en esencia y, aunque no dispone de una cabeza de gobierno visible, como ocurre con los gobiernos comunistas, cuenta con unos propósitos muy bien acomodados a la agenda progresista y que están bastante bien sincronizados en el mundo occidental, entre los cuales figura la descristianización. Dichos propósitos siempre son forzados desde los partidos de izquierda y aceptados por los partidos de centro derecha.


A este respecto cabe añadir, que la cantidad de aspectos cotidianos íntimos que regula el nuevo código civil de la corrección política es tan exhaustivo y agobiante que se ha convertido en un magnífico instrumento para restringir y reprimir el comportamiento de los ciudadanos y con ello disminuir su libertad. En comparación con ella, la peor imagen de la inquisición medieval resulta tolerante.

Así pues desde cristianos en democracia decimos: Sí, a la Navidad cristiana y, No, a la corrección política, y nos adherimos por completo al Manifiesto, resultado del XXIII Congreso Católicos y Vida Pública Corrección política: libertades en peligro, que tras su celebración inicial, tendrá su réplica regional en Sevilla los próximos días 1, 2 y 3 de Febrero de 2022 del que os iremos informando para su asistencia, presencial u on line.

6 comentarios en «Nuevo objetivo de la Inquisición-Corrección política: La Navidad cristiana.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *