¿Quiénes somos?

Colabora con nosotros donando

Puedes hacerlo con tarjeta (débito o crédito) en menos de un minuto y de forma completamente segura.





CRISTIANOS EN DEMOCRACIA es una asociación sin ánimo de lucro formada por personas de muy diversos ámbitos sociales: jóvenes, adultos, mayores, casados, solteros, con hijos, sin hijos, desempleados, empleados, empresarios… con un nexo común: la preocupación por el avance del mal en el mundo cuyo reflejo es la enorme CRISIS DE VALORES de nuestras sociedades. Somos una asociación abierta a cualquier persona, religiosa o no, de cualquier confesión, dispuesta a trabajar por el bien común, bajo la premisa fundamental de intentar amar al prójimo como a uno mismo.

 

Nuestras sociedades “modernas” han apostatado de su cultura Judeo-Cristiana; tras la caída del Comunismo, el “marxismo cultural” imperante lleva la idea original de la lucha de clases a todos los estamentos de nuestra sociedad, fruto del cual la palabra “igualdad” es las más repetida hoy en día hasta el punto de legislar “siempre que se puede” en contra de todos los preceptos sobre los que se han asentado siglos de evolución social: La Familia, La vida y el Ser Humano.

 

Bajo una falsa e hipócrita bandera de libertad, en los últimos 50 años el relativismo moral imperante, tras destruir los conceptos del “bien” y del “mal” sobre los que se fundamentaban los mas elementales principios de nuestras sociedades (pues hoy en día, todo es relativo y hay fines que si justifican los medios), se apresura a cambiar todos los paradigmas del ser humano, desafiando incluso a la ciencia con nuevos “dogmas” como la Ideología de Género, que ha anulado de un plumazo incluso las diferencias biológicas entre el hombre y la mujer sobre el papel, ante una impasible comunidad internacional (hay “otra” comunidad internacional, auspiciada en la ONU, que trabaja sin descanso para la expansión e imposición de este nuevo pensamiento único).

 

¿Y los Cristianos? ¿Que ha sido de ellos? ¿Que ha sido de nosotros? ¿Como es que nadie en la vida pública o política, más allá de la Iglesia Católica “jerárquica” (el clero), se atreve a denunciar la falsedad de esta “posverdad”? Durante la última parte del Siglo XX y el Siglo XXI hemos asumido una cultura llena de complejos, que nos limitan e impiden hasta opinar en nuestros círculos más cercanos, bajo el temor de que nos tachen de “radicales” o “fascistas”… incluso proyectos de Ley como el de libertad religiosa o la mayoría de leyes de igualdad de género aprobadas en España, prohíben “opinar” en contra de lo que se viene regulando o recomiendan hacerlo solo en “privado”, limitando el derecho a la libertad religiosa, sea cual fuere la confesión de la misma y, sobre todo, sembrando la división entre nosotros.

 

Por eso nace la asociación CRISTIANOS EN DEMOCRACIA, para contribuir, en la medida de nuestras posibilidades, a difundir las aportaciones que el Cristianismo ha realizado a nuestra sociedad a lo largo de la historia, que son muchas más que los errores cometidos (que, por supuesto, los ha habido), abogando por la unidad de los Cristianos en algo tan importante como la vida política de nuestro país. Para que aquellos que echan de menos valores y principios morales en los programas de los partidos políticos puedan expresar libremente la importancia de que se incluyan de nuevo los principios elementales para la protección de la dignidad y la integridad del ser humano, cuerpo y espíritu; para contribuir, huyendo de la confrontación y desde un punto de vista positivo y proactivo, a eliminar la sensación de “complejo histórico” que arrastramos la mayoría de los Cristianos y que parece impedirnos para expresar libremente el bien más importante que hemos recibido: que Dios existe, nos ama tal y como somos y ha dotado a su creación de normas intrínsecas cuyo desafío y ruptura no traerá más que consecuencias desastrosas para la humanidad.

 

Si te sientes identificado con nuestro proyecto, no lo dudes, contacta con nosotros y ayúdanos a difundir en tu pueblo o ciudad que otra forma de hacer política es posible, y que, como cristianos, tenemos la misión de anunciarlo, sin imposiciones ni exigencias, desde la humildad y la garantía de saber que solo hay una verdad….