Políticos sin dignidad: Normalizando el insulto.

Cree el señor Iglesias que el insulto solo ofende la dignidad del insultado, lo cual ya es lamentable e intentar normalizar que a una persona se le pretenda ofender (con esta idea no puedo evitar que se me venga a la cabeza imágenes de tiranos pisoteando los derechos fundamentales de la persona) pero siento decirle a Pablo Iglesias que a quien primero desacredita es al insultante, y quien pierde la dignidad es él.

España: El valor de nuestra historia católica.

«El gran proceso de recuperación y creación conocido escuetamente como la Reconquista es, si se toman en cuenta todas sus dimensiones, un acontecimiento absolutamente único en la Historia, y habría dado a España un papel destacado y sin precedentes en la historia universal, incluso si su pie y huella no hubiera llegado nunca a América».

¿Orgullo? ¡De mi familia!

¿Por qué no ensalzan, defienden y promocionan la familia como lo hacen con el movimiento LGTBI? Hoy más que nunca el núcleo de nuestra sociedad está siendo atacado. El matrimonio y la familia contienen dentro de sí todos los valores humanos necesarios para reconstruir una sociedad. Defender la familia, es defender nuestra felicidad.