Fuí Extranjero, y me acogisteis.

Nuestro afán de apropiarnos las cosas es lo que crea al extranjero. No debemos olvidar que las penosas condiciones en las que viven millones de personas en el mundo tienen su origen en siglos de explotación de sus territorios por parte de Europa.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros que permiten el funcionamiento y la prestación de los servicios ofrecidos en el mismo. Puede aceptar su uso o rechazarlo mediante la configuración de su navegador o consultar sus opciones cliqueando en VER MÁS. Si tienes menos de 14 años, pide a tu padre, madre o tutor que lea este mensaje.    Más información
Privacidad