Caciques 2.0: El Gobierno social-comunista asalta nuestra privacidad.

El tan invocado estado de derecho invocado por Willy Toledo para insultar a los católicos o por Rita Maestre para asaltar capillas desnudas, se vé hoy curiosamente maniatado por una nueva fórmula de fascismo digital. Si, digo bien, fascismo digital, pues de un lado nos amenazan con la «monitorización» de nuestras redes y terminales móviles y de otro, aprovechan para intentar meternos miedo y desistir de opinar libremente sobre la desastrosa e incompetente gestión de nuestro inepto Gobierno.

Y es que no se puede ser mas cínico, pero claro, ¿que esperábamos de gente que llama al asesinato de niños no nacidos «interrupción temporal del embarazo» o a la eliminación selectiva de los más débiles y ancianos «eutanasia» o «muerte digna»?… Pues eso mismo, que a la censura, lo llamen «monitorización».

Y digo yo, ¿En un Estado de Derecho, no tenía algo que decir una figura llamada «justicia» o «juez» para calificar una expresión o una información como delito de odio? ¿De verdad se ha creído el Ministro del Interior que el Estado de Alerta le faculta a él o a las empresas que han designado para esta «monitorización» (a las que dedicaremos otro post para el análisis de su vinculación con el Gobierno) para definir y decidir sobre lo que es un delito, sea de lo que fuere?

Pues mire usted, Señor Marlaska y Señorías del Gobierno de España, ni nos van a callar ni van a conseguir que dejemos de publicar todas las evidencias objetivas y opiniones que creamos necesarias para mantener informados a nuestros seguidores sobre como han gestionado desde el Gobierno de España esta crisis que ha costado, de momento, la vida a más de 15.000 de nuestros hermanos.

Antes bien, al contrario, renuevan ustedes nuestras motivaciones para seguir defendiendo la verdad por encima de todo y aun a riesgo de que ustedes pretendan criminalizarla y convertirla en delito de odio. Y para facilitarles la labor, si lo desean, sepan ustedes que este post ha sido redactado por el que suscribe el mismo, Daniel Fernández Venegas a título personal, como asiduo colaborador en las publicaciones de este blog.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *