¿Mentira o ineptitud? Más de 10.000 muertos sin contabilizar en las «cifras oficiales»…

Jose Almaro, Director de la empresa INVERENCE, en una entrevista concedida anoche en directo a MILENIO LIVE, el programa de Iker Jimenez que, sin duda, pasa en la actualidad por ser una de las fuentes mas fiables de información sobre el COVID 19, hizo esta afirmación y, hasta la fecha, ninguno de los invitados del programa, de reconocido prestigio, han errado en sus previsiones.

Si a ello unimos esta noticia de EL MUNDO sobre el cambio de criterio en los recuentos anunciado hoy por el Gobierno, solo nos queda hacernos la pregunta del titular: ¿MIENTEN O ES PURA INEPTITUD?

Estamos en un punto donde ya no sabemos que sería peor, si estar en manos de inpetos o de mentirosos…

El Gobierno ha justificado hoy en la búsqueda de una mayor «calidad de los datos» para preparar la desescalada los cambios introducidos en el modo de contabilizar las cifras de contagiados. Según una nueva orden publicada hoy en el BOE el Ministerio de Sanidad exige ahora a las comunidades autónomas comunicar todos los casos de fallecidos con coronavirus, aunque no hayan muerto en hospitales, y les pide, para la confirmación de casos, diferenciar entre los que se han hecho con PCR o test rápido de anticuerpos y la información sobre si tienen o no síntomas.

La petición de que se realice esta distinción se produce en medio del baile de datos en que se ha convertido hoy la información facilitada por el Ejecutivo, tras la decisión ayer de Cataluña de incluir a 3.000 fallecidos en residencias y domicilios con síntomas compatibles con coronavirus y la revelación, por parte de Madrid, de que otros tres millares de ancianos que han muerto en centro de mayores no aparecen en la lista oficial. El Gobierno no recoge las nuevas cifras de Cataluña pero además hoy se han recalculado las aportados hasta el momento y se ha reforzado la exactitud de los datos.

A pesar de todos estos cambios el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha defendido hoy la rigurosidad de las cifras que ofrece el Gobierno y el cumplimiento de los estándares internacionales, en referencia a que sólo se contabilizan los casos confirmados y no los sospechosos. Respecto a la demanda de más especificaciones a las autonomías ha explicado que «lo que hace la nueva orden es pedir más rigor».

El Gobierno no comparte que el hecho de que se exija ahora y no antes y de que los test de detección del coronavirus no se realicen de manera masiva a la población dificulten realizar un diagnóstico preciso de la situación que permita avanzar en medidas para aliviar el confinamiento de los españoles. La llamada fase de transición o de desescalada. El ministro ha defendido justo lo contrario que «no lo retrasa» sino que «lo facilita » porque se va a disponer de mayor «detalle».

Illa ha asegurado también que «se están haciendo ya muchos test» de diagnóstico y se trabaja para «hacer más». Se ha pasado de 20.000 diarios la semana pasada a 40.000 esta, ha dicho. Con todo esto el ministro cree que será más fácil plantear la desescalada, en la que, ha insistido, «aún no estamos». «Necesitamos esta información para poder tener una planificación más ajustada a la realidad epidémica cuando toque la desescalada».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *