Via libre a las ofensas Religiosas. ¿Harán lo mismo cuando los menospreciados sean los «iconos» del lobby LGTBI?

Burda pero inteligente la defensa de Willy Toledo a la hora de esconderse tras la blasfemia a la hora de justificarse ante el juez. Sabedor de que ningún juez en España ni en Europa en su sano juicio se atrevería a equiparar la blasfemia a un delito, esta habil estrategia de defensa le ha valido para salir de rositas en la demanda interpuesta por la Asociación Abogados Cristianos, como podemos leer en esta noticia de EL MUNDO. Flaco favor hace la maltrecha y cada vez menos confiable justicia española, si sigue demostrando parecer estar más al dictado de los políticos de turno que de la defensa de la libertad y la justicia.

La sentencia reconoce «la falta de educación, el mal gusto y el lenguaje soez» utilizado en los mensajes publicados por el actor en su perfil de Facebook insultando a Dios y a la Virgen.

El Juzgado de lo Penal número 26 de Madrid ha absuelto al actor Willy Toledo del delito de ofensa a los sentimientos religiosos al considerar que los mensajes publicados en su perfil de Facebook «cagándose» en Dios y en la Virgen no acreditan por si solos la comisión de un delito de escarnio contra los sentimientos religiosos.

En concreto, la sentencia reconoce «la falta de educación, el mal gusto y el lenguaje soez» utilizado Willy Toledo, «y que caracteriza sus publicaciones», pero subraya que «no acreditan por si solos la comisión por parte del mismo de un delito de escarnio contra los sentimientos religiosos por el que ha sido acusado».

El Juzgado también resuelve que el actor, defendido por el abogado Endika Zulueta, no incurrió en un delito de obstrucción a la Justicia al no presentarse anteriormente en el Juzgado, según la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press.

La asociación Abogados Cristianos interpuso una denuncia contra el actor por unos mensajes publicados en su perfil de la red social Facebook en 2015 y 2017 en los que insultaba a Dios y a la Virgen, y pedía 22 meses de multa para él. Por su parte, la Fiscalía y su defensa pedían su absolución por estos hecho, al situarlos en el marco de la libertad de expresión.

Durante el juicio el actor defendió que sus palabras son «blasfemia» y no constituían delito, mientras que la acusación ejercida por la asociación Abogados Cristianos destacó que se trataba de un ataque a la libertad religiosa.

La sentencia repasa la legislación vigente en España y en la Unión Europea en este aspecto, diferentes sentencias del Tribunal Constitucional y de otros juzgados, y reitera que las dos publicaciones de Facebook de Willy Toledo iban dirigidas a sus seguidores y personas que comparten sus ideas.

Luego si en una web o red social, donde la mayoría de los seguidores esten a favor del racismo o la discriminación sexual, alguien hace un comentario público en dicho sentido, sin ofensas particulares a ninguna persona sino simplemente insultando a algo que represente al colectivo, ya sabemos que la jurisprudencia no permitirá su procesamiento. Mal precedente el que sienta, una vez más la Justifica Española, en materia del defensa a la libertad Religiosa, amparado tanto en nuestra Constitución, como en la Declaración Universal de los Derechos humanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *