La Fe, primera necesidad para los jóvenes hoy

Pandemia, paro, trabajos precarios, sueldos hasta un 50% más bajos que hace unas décadas, confusión en la educación, adoctrinamiento… Cuando todos los indicadores presentan un panorama sombrío para los jóvenes, encontrarse con Cristo se hace más fundamental que nunca.

Los jóvenes necistan que se les hable de Cristo, que los cristianos les demos razón de nuestra fe y un modelo.

Incluso conocidos y reconocidos ateos y agnósticos están reconociendo públicamente que «vivir la pandemia sin fe es mucho más duro». La persecución social y política a todos los símbolos y valores cristianos, el intento de implantación del ‘derecho al hedonismo’ y al todo vale, se está topando con la realidad: la felicidad no se alcanza sin Cristo, porque todo en esta tierra es precario y efímero.

La Iglesia, y cada cristiano como parte de ella, tenemos el deber de ser luz, de iluminar estos momentos de confusión, de angustia, de miedo. Es tiempo, más que nunca, de hablar de Dios, de la Salvación, de dar esperanza a quienes han visto cómo todo en lo que creían se les ha desmoronado y están rodeados de soledad.

Cristianismo y pandemia

No se trata de esconderles la realidad. La situación en la que vivimos, y a la que se enfrentan, es dura. Pero muchos jóvenes han crecido con falsas premisas que ahora se demuestran falaces y que no pueden darles nada de lo que necesitan. El consumismo, la necesidad de tener lo último en tecnología y moda, se hacen imposible en la crisis económica que ha traido el COVID; la ideología de género está generando aún más confusión a jóvenes en momentos de su vida que siempre son confusos; la confusión entre amor y sexualidad está convirtiendo a nuestra juventud en objetos, sin ningún respeto por sí mismos o el otro más allá del placer inmediato, sin planes de futuro.

Frente a ello, la pandemia está haciendo que la gente vuelva sus ojos a los cristianos. La fe no te garantiza inmunidad frente a estos problemas, pero te da luz sobre ellos, te permite descubrir el amor de Dios en medio de la tormenta. Te da esperanza.

Dar la cara por Cristo

La fe necesita «la necedad de la predicación». Es el momento de dar la cara por Dios. De mostrar a la juventud que sus anhelos profundos tienen respuesta, que SÍ es posible ser feliz. Pero que necesitan a Cristo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *