La intensa relación entre el aborto y el comunismo

El aborto es la principal causa de muerte no natural en un número no pequeño de países. Si embargo, el aborto no se distribuye proporcionalmente por el mundo, existen países en los que la práctica del aborto es más bien residual, mientras que hay otros en los que el aborto es una práctica extremadamente común. A este respecto, en este artículo se muestra la representación en un mapamundi de la tasa de aborto de una selección de países recopilada por Wm. Robert Johnston (2017) y que permite la comparación del aborto entre países. El análisis espacial del aborto evidencia que es un fenómeno que tiene un fuerte impacto en los países de tradición comunista tanto del pasado como de la actualidad.

Elaboración propia

La explicación estriba en la tradicional permisividad que hubo en los países comunistas hacia esta práctica desde los años 20, gracias a Lenin que lo apoyó ya que el marxismo no contradice esta práctica. Además los comunistas consideraban que el aborto era un mal propio del capitalismo, y en la medida en la que el estado capitalista desapareciera en favor de un estado socialista, también desaparecería el aborto, por ello Lenin decidió dar libertad sobre el mismo. En los años 30 se restringió de nuevo el aborto por orden de Stalin debido a que la población de la URSS disminuía. Sin embargo, Nikita Kruschev volvió a legalizarlo en los 60.


La permisividad del aborto en estos países comunistas unido a la falta de innovación y desarrollo tecnológico en los métodos anticonceptivos, dio lugar a que las autoridades comunistas aceptaran el aborto como un método anticonceptivo. Todo esto dio lugar a que se creara en estos países una “cultura del aborto” que provoca que los ciudadanos consideren el aborto como una práctica normal, y que la usaran habitualmente como medio anticonceptivo, ya que debido a su desinformación un aborto era como quitarse una muela o extirpar un tumor en el cuerpo. Todo ello pone de manifiesto que en ausencia de la religión cristiana no había ningún impedimento para la naturalización el mal y de ahí la normalidad que supone el aborto para las poblaciones de estos países.

Esta cultura del aborto ha prevalecido en estos países incluso después de haber caído el comunismo, aunque ha habido un país en el que esta tendencia abortista se ha invertido completamente: Polonia, país que gracias a las importantes campañas que realizó la iglesia católica ha conseguido reducir las tasas de aborto muy por debajo de otras naciones del mundo. Ello demuestra que la introducción de la doctrina social de la iglesia en las políticas estatales da sus frutos, lo que debería servir de ejemplo para la iglesia católica en otros países.

2 comentarios en «La intensa relación entre el aborto y el comunismo»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *