Oponerse al aborto no es cuestión de religión, es cuestión de razón.

La verdad es que no tienes que ser religioso para ver la humanidad en un niño que está por nacer y la mayoría de los argumentos contra el aborto no requieren una creencia en la existencia de Dios. Los enfoques, iniciados por personas como Phyllis Bowman, tenían como objetivo asegurar que el mensaje pro-vida no estuviera ligado a un punto de vista religioso particular.

La Asociación de Clínicas Abortivas condenada por omitir información como el riesgo de esterilidad o el suicidio en su información sobre el Aborto

La patronal del aborto ha sido condenada por publicidad engañosa después de mentir, a través de su página web, sobre las consecuencias que pueden derivar del aborto. La organización de juristas señala que “la perforación del útero, el riesgo de esterilidad o el suicidio son algunos de los riesgos que ACAI ha ocultado”.

Trump, primer presidente de EE.UU. en sumarse a la marcha contra el aborto.

Bendita rectificación. Trump ha abrazado la causa antiabortista con la fe del converso. En la campaña electoral del 2016, un rival republicano divulgó un vídeo con una vieja entrevista al político neoyorkino en la que se le preguntaba sobre sus puntos de vista sobre el aborto. “Estoy a favor de la elección en todos los sentidos”, decía en 1999, incluso “muy a favor”.

El Gobierno permitirá el aborto de las menores sin consentimiento paterno.

El nuevo Ejecutivo planea aprobar una reforma de la Ley del aborto que permitiría a las jóvenes de 16 y 17 años abortar sin que sus padres lo lleguen a saber a pesar de que, a esas edades las jóvenes son sometidas a presiones de sus parejas para que aborten y en una situación de vulnerabilidad como la que se encuentran pueden llegar a hacerlo sin que sea su voluntad.

La principal causa de muerte en 2018 en el mundo fué… EL ABORTO, con más de 41 millones de muertos.

Ni el cáncer, ni el sida, ni los accidentes de tráficos, ni el cambio climático… EL ABORTO acabó con la vida de más de 41 millones de personas en todo el mundo en 2018, para alegría de quienes lo promueven como método para evitar la superpoblación desde hace décadas y para vergüenza de todos los que consideren esto como progreso.