Nuevo ataque contra símbolos cristianos públicos.

Símbolo de la arquitectura religiosa en Galicia, los cruceiros son un elemento más del paisaje gallego. Son expresión de la devoción popular y son considerados una obra de gran arraigo dentro de la vida de los gallegos y de su geografía.

En Madrid, en la plaza de Jacinto Benavante, se levantaba una de estas joyas arquitectónicas. Sí, hablamos en pasado porque este cruceiro madrileño fue destrozado presuntamente por unos vándalos.

La Asociación en defensa del patrimonio histórico, artístico, cultural, social y natural de la Comunidad de Madrid daba a conocer este suceso en redes sociales, donde tachaba de «inadmisible» el daño causado por un grupo de personas, presuntamente bajo los efectos del alcohol, al cruceiro símbolo del hermanamiento entre Galicia y Madrid.

Vandalismo contra símbolos religiosos. La calle responde a los hostigamientos permanentes de la izquierda radical española hacía la Iglesia Católica en España, como en épocas tristemente pasadas.

Este cruceiro, del que solo ha logrado salvarse su base, fue un regalo que el Centro Gallego de Madrid, ubicado en las proximidades de este monumento de piedra, hizo a la ciudad madrileña en 1982 en agradecimiento por la acogida histórica de gallegos en su tierra.

Este monumento de piedra tenía representado una imagen del Apóstol Santiago, junto a Cristo crucificado y a sus pies la Madre y el Niño Jesús. Ahora, estas figuras, víctimas del vandalismo, han dejado de presidir esta plaza madrileña.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *