Papa francisco: «La masonería es inconciliable con la fe cristiana».

El papa Francisco I, al igual que sus antecesores Benedicto XVI o Juan Pablo II, ha dejado muy claro que la Fé cristiana no es compatible con la Masonería. No pocas voces han abogado con cada vez mayor insistencia, especialmente tras la celebración del Concilio Vaticano II, para que la iglesia Católica aceptase la pertenencia de los católicos a la Masonería o al menos hubiese cierta tolerancia, pero en este extremo el sumo pontífice ha mantenido inalterada la opinión de la iglesia católica hacía la prohibición de la masonería. Prohibición que data desde los primeras investigaciones de la inquisición en Italia en el siglo XVIII, y que se hizo definitiva en bula del papa León XIII en 1884, incompatibilizando el Catolicismo y la Masonería, mediante la excomunión de cualquier fiel católico que se adhiriese a esta.

Fuente imagen: catholicworldreport.com (2017)


Desde su fundación en el siglo XVIII, la Masonería es una sociedad secreta con una clara vocación de crear un nuevo orden nacional y mundial, basado en la filosofía del momento. Un orden mundial que difiere radicalmente en muchos aspectos de lo postulados más básicos de la iglesia católica, entre los más opuestos cabe destacar que consideran que la única fuerza que mueve el mundo es la naturaleza y no Dios, que ninguna religión es más importante que otra, o que la razón es la única base para el conocimiento de Dios, pero en ningún caso la revelación, (es decir, las escrituras sagradas). Además de todo ello existe un importante número de testimonios que la relacionan con el satanismo o con rituales que patrocinan consciente o inconscientemente el satanismo.
El papa francisco se ha referido recientemente a la masonería denominándola como el “lobby de la masonería” y equiparándolo con el “lobby político”, “lobby de ávaros” o el “lobby gay”. A este respecto, cabe decir que es bastante conocido que la masonería creció y se desarrolló en el seno de las sociedades liberales occidentales del siglo XIX, y desde aquel momento hasta la actualidad promueve la liberalidad en todas las esferas de la vida: en la familia (actualmente mediante el individualismo), en el sexo (actualmente mediante la filosofía LGTB) , en la natalidad (actualmente mediante el aborto), por supuesto en la muerte (actualmente mediante la eutanasia) y en lo económico ( desconsiderado la situaciones se injusticia que puede producir el mercado, como por ejemplo ocurrió con la crisis de la patata en la Irlanda el siglo XIX).

Es por ello, que sus principios siguen siendo absolutamente irreconciliables 250 años después con el catolicismo, y en consecuencia la iglesia católica, (y muchas otras iglesias cristianas), no consideran compatible la fé cristiana con la Masonería. De este modo, la masonería ataca directa o indirectamente la fé cristiana, ya que son necesariamente dos visiones opuestas de la vida. Como dijo nuestro señor Jesucristo, Ninguno puede servir a dos señores, pues menospreciará a uno y amará al otro (Mt 6,24).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *