Sobre la visita del Rey de España Felipe VI al hospital de campaña de Madrid

La reciente visita del Rey de España al hospital de campaña erigido en tiempo récord en recinto ferial  IFEMA en Madrid,  ha resultado un ejemplo muy interesante tanto para el presidente de su país, Pedro Sánchez y el  vicepresidente  Pablo Iglesias, como para otras casas reales de Europa y del mundo.

El Rey ha realizado en cierto modo una de las siete obras de misericordia corporales establecidas en el catecismo de la iglesia católica: visitar a los enfermos. Aunque no está claro si llego a interaccionar con algún enfermo, es indudable que aquel lugar es un lugar de concentración de coronavirus donde no es muy saludable estar ni para pasear, y su mera presencia allí ha contribuido por lo menos a reconfortar el personal sanitario que está al pie del cañón y tal vez a los enfermos que haya podido ver, o que hayan sabido que se interesaba por ellos.

En cualquier caso, que un político practique las obras de misericordia aunque sea por protocolo, es positivo y deberían ser un ejemplo para muchos políticos. Especialmente aquellos que hipócritamente afirman ser cercanos al pueblo pero que no son capaces de practicar ninguna sola obra de caridad hacia los demás. Muchos que presumen de defender los intereses de las clases populares, y que recurren a las lágrimas para hacer que parezca que confraternizan con ellos, pero  que son incapaces de dar algo suyo, para aliviar el sufrimiento de quienes dicen defender.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *