Los tiempos que vivimos son sumamente difíciles y agitados. Testamento de San Juan Pablo II.

Ateniéndose tan solo a este párrafo, agregado a su testamentaría durante la Cuaresma de 1980, se comprenderá mejor su trascendencia: «Los tiempos en que vivimos –advertía ya el Romano Pontífice– son sumamente difíciles y agitados. Se ha hecho también difícil y tenso el camino de la Iglesia, prueba característica de estos tiempos, tanto para los fieles como para los pastores. En algunos países […] la Iglesia se encuentra en un período de persecución tal que no es inferior a las de los primeros siglos. Más aún, las supera por el nivel de crueldad y de odio». Y culminaba este párrafo tan vigente hoy también con la siguiente frase en latín: «Sanguis martyrum, semen christianorum» (Sangre de los mártires, semilla de los cristianos).

NADIE PUEDE IMPEDIR A UN SACERDOTE CONFESAR Y DAR LA COMUNIÓN.

En entrevista a la NBQ el Cardenal Sarah se pronuncia sobre la propuesta alemana y de otros países sobre «embolsar» la forma consagrada y tomarla en autoservicio. También aclara que la Eucaristía no es un derecho o un deber, sino un regalo que debemos recibir con veneración y amor. Aunque no se pueda asistir a Misa, los fieles pueden pedir la confesión y la comunión.

La (masónica) República Francesa demuestra su odio a la Libertad Religiosa.

«La prohibición es incomprensible e injusta», subraya monseñor Rey: «El gobierno plantea un trato discriminatorio en las medidas de desconfinamiento previstas para otros ámbitos de la vida pública y social. Es una ofensa a los cristianos, a cientos de miles de creyentes que podrán hacer la compra, trabajar, reunirse dentro de las normas de seguridad para la salud, pero no podrán ir a misa o a un acto de culto, siendo así que esas celebraciones son momentos esenciales y vitales para la vida de un creyente, pero también para la vida de nuestra sociedad, pues en ellos pedimos a Dios su ayuda para el país y para el mundo.

¿Cristianos A-sintomáticos o secularizados? Es hora de despertar.

Por sus frutos los conoceréis… ¿De veras una sociedad mayoritariamente cristiana permitiría que se convierta en derecho el asesinato de más de 90.000 criaturas indefensas al año? ¿De veras una sociedad mayoritariamente cristiana permitiría que se apruebe una ley de eugenesia / eutanasia? ¿De veras una sociedad mayoritariamente critiana permitiría que se llame «progenitor A» al padre y «progenitor B» a la madre?

¿Como celebrar el Domingo de Ramos en Casa?

En este enlace de ALETEIA podrás, además, acceder a estas lecturas y en este enlace la Conferencia Episcopal un documento completo para toda la Semana, desde el Domingo de Ramos hasta la Pascua de Resurrección, La guía ‘Semana Santa A.D. 2020 en las Iglesias domésticas’