SOS Conventos: Olvidadas, sin ayuda ni comida, llevan 20 días volcadas con la sociedad.

Durante estos últimos días se ha conocido como la Iglesia se está volcando en la lucha contra la pandemia del coronavirus. Y de una manera muy concreta lo están haciendo en numerosos conventos, muchos de ellos de clausura.

En estos conventos han dejado su trabajo diario y se han puesto al servicio de las autoridades para realizar mascarillas, batas u otro material necesario y que escasea de manera preocupante en los hospitales.

Muchos conventos han dejado sus actividades cotidianas para ponerse a elaborar mascarillas y ropa de protección para los sanitarios y la sociedad en general.

Sin embargo, en la otra cara de la moneda de esta entrega total por parte de estas religiosas está la necesidad cada vez más acuciante incluso para poder comer. Cabe recordar que muchos conventos viven humildemente gracias a las ventas que realizan o directamente de la misma providencia, de personas que les llevan dinero o comida.

Conventos y monasterios, sin ingresos ni comida

El confinamiento y la situación excepcional que se vive en España ha provocado que muchos conventos se hayan quedado sin ingresos y en otros que la ayuda que reciben se haya reducido hasta tal punto de lanzar un mensaje de auxilio que hemos conocido gracias a portales como RELIGIÓN EN LIBERTAD.

Poco a poco se van conociendo las necesidades de estos conventos en algunos medios, pero en la práctica deben ser muchos los que necesiten la ayuda de los católicos para poder comer o pagar las próximas facturas.

Es lo que está ocurriendo por ejemplo con Iesu Communio, nuevo instituto religioso con más de 200 religiosas y en su gran mayoría jóvenes. Con dos casas, una en La Aguilera y otra en Godella, han visto reducir sus ingresos a cero al tener que cerrar el obrador con el que elaboraban los dulces y suspender las visitas de grupos al convento, momento en el que vendían y recibían ayudas.

Cubrir «necesidades básicas»

Desde Iesu Communio han transmitido a las familias esta “necesidad” de ayuda pues al parecer ya hay “necesidades básicas” que no pueden cubrir. Para ello, han lanzado la posibilidad de recibir donativos on line a través de la web de venta de productos de repostería que tienen para así poder superar esta situación. (Puede ayudarlas AQUÍ).

Por ejemplo, en la localidad zamorana de Toro el servicio de Protección Civil está dando su servicio de ayuda a domicilio a los monasterios y conventos de la localidad. Las autoridades municipales precisaron que las religiosas de clausura recibían ayuda externa de toresanos que, por la obligación de permanecer confinados en sus viviendas, no pueden desplazarse hasta los edificios religiosos y, por este motivo, Protección Civiles la que atiende ahora necesidades básicas durante el estado de alarma.

Pero no sólo las monjas de clausura necesitan esta ayuda. El Diario de Navarra se hace eco del llamamiento urgente de las Hermanitas de los Pobres de Pamplona, que se dedican en exclusiva a los ancianos necesitados y que vive de la providencia. Sin embargo, la pandemia ha mermado buen parte de sus ayudas.

Comida para los ancianos pobres

La superiora, María Dolores Ponce, explica que desde hace un tiempo no reciben la donación diaria que les llegaba de un supermercado y que llenaba los frigoríficos y la despensa de la residencia.

“Nos dijeron que cerraban las donaciones hasta que terminase todo esto y aunque hay colaboradores que lanzaron una llamada, hemos empezados ya a notar algunas necesidades. Aquí por ejemplo nos llegaba a diario carne, que aunque era en pequeñas cantidades íbamos guardando en el congelador para acumular y luego cocinarla. Pero también nos mandaba yogures, queso fresco, y toda la bollería que se consume en la residencia. Ahora nos falta leche y yogures, que son productos que los ancianos consumen a diario. Galletas todavía tenemos, pero también empezarán a faltar. Y como queremos evitar utilizar las servilletas de tela, nos hacen falta servilletas de papel”,

“Vivimos de la caridad y en buena parte de lo que consiguen traer a casa las dos hermanas que se dedican todos los días a recorrer las calles de Pamplona y visitar los domicilios de los benefactores para pedirles su ayuda. Pero desde febrero esas dos hermanas no pueden salir y muchas de esas aportaciones no nos llegan porque son de gente mayor que no tiene otro medio de entregarlas que en mano”.

El llamamiento de María Dolores Poncese convierte aquí en ruego, al pensar que en dos días tendrá que hacer frente al pago de las nóminas del personal y que la compra de alimentos para los residentes es un gasto forzoso. “Los navarros, y en especial los pamploneses siempre se han portado muy bien con nosotras”, agradece. (Puede ayudar a estas religiosas pinchando AQUÍ).

La ayuda a los conventos cercanos a casa

Sin embargo, como estos casos habrá seguramente muchos más. Contactar con los conventos cercanos a casa para ver qué necesidades tienen puede ser una opción para ayudar a estas religiosas que dedican su vida a rezar por todos o en ayudar a los más desfavorecidos.

La fundación De Clausura tiene un buscador de conventos por provincias en los que puede localizar los más cercanos a sus domicilios por si siente la llamada a ayudar a estas comunidades.

3 comentarios en «SOS Conventos: Olvidadas, sin ayuda ni comida, llevan 20 días volcadas con la sociedad.»

  1. Buenos días, sería, creo, conveniente que sus publicacones tuvieran un enlace para subir a Faacebok y otras redes sociles. Su difusión sólo por aquí puede ser buena, pero se multiplicaría exponencialmente si se pudiera hacer… Reciban mi oración y un abrazo enorme desde Murcia-España. P.D. si necesitarn «un puente» para ello, no duden en decírmelo. Mi correo está a su disposición.

    1. Muchas gracias por el aviso José Rengel. Vamos a avisar a nuestros voluntarios para que lo incorporen el próximo lunes y si nos comunican alguna dificultad, abusaremos de su ofrecimiento. Que Dios lo Bendiga!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *