Los tiempos que vivimos son sumamente difíciles y agitados. Testamento de San Juan Pablo II.

Ateniéndose tan solo a este párrafo, agregado a su testamentaría durante la Cuaresma de 1980, se comprenderá mejor su trascendencia: «Los tiempos en que vivimos –advertía ya el Romano Pontífice– son sumamente difíciles y agitados. Se ha hecho también difícil y tenso el camino de la Iglesia, prueba característica de estos tiempos, tanto para los fieles como para los pastores. En algunos países […] la Iglesia se encuentra en un período de persecución tal que no es inferior a las de los primeros siglos. Más aún, las supera por el nivel de crueldad y de odio». Y culminaba este párrafo tan vigente hoy también con la siguiente frase en latín: «Sanguis martyrum, semen christianorum» (Sangre de los mártires, semilla de los cristianos).

Hasta siempre, D. Julio.

Un político de los pies a la cabeza, como los antiguos políticos de izquierdas y derechas de los que están llenas de memorables intervenciones los diarios de sesiones de nuestro Parlamento. Un «enemigo» ejemplar, que siempre supo defender sus ideas, en las que creyó hasta su último día, sin necesidad de insultar ni despreciar a su oponente y sobre todo, con un marcado carácter de lucha por el bien común

Dignidad de la persona, por encima de ideologías.

El Papa Francisco ha hecho un llamamiento a «poner en el centro de nuestras preocupaciones la dignidad de las personas y la dignidad del trabajo». Lo ha hecho durante la audiencia general de los miércoles, y sus palabras venían motivadas muy especialmente por la situación de explotación de los trabajadores del campo.

El comunismo cainita y las lecciones de golpismo.

La propuesta de relajamiento del confinamiento para los menores por parte del Ejecutivo suscitó ayer una gran polémica. Primero, se anunció que los niños podrían salir para acompañar a sus padres al supermercado o al banco y apenas cinco horas después el Ejecutivo se vió obligado a rectificar.

El peligro de «los ministerios de la verdad».

Los globos sonda son un test para ver si una medida nace contagiada de coronavirus o puede desarrollarse robusta. Para desgracia nuestra, los encuestados de toda opción política, desde los de Podemos a los de Vox, le han dado respaldo por encima del 50% a la pregunta teledirigida del CIS sobre si ven conveniente actuar contra toda noticia que no venga de fuentes oficiales. Siempre, claro, que nos creamos los resultados del CIS donde Tezanos cocina los sesgos estadísticos a su antojo político.

Iglesia Católica frente al coronavirus: 6 millones de euros más para Cáritas.

«La Iglesia está haciendo una labor ingente, lo que pasa que no sale en los medios de comunicación. No importa tampoco eso porque lo que a nosotros nos importa es hacer el bien y amar a la gente», ha finalizado el cardenal Omella, indicando que la institución cumple el principio evangélico según el cual «que la mano izquierda no vea lo que hace la derecha.