Una Justicia lenta no es Justicia

Una Justicia que no resuelve los litigios a tiempo, no puede ser justa. Y eso es, precisamente, lo que viene ocurriendo en España desde hace demasiado tiempo, sin que nadie se tome en serio remediarlo. No es una cosa que solo atañe a pequeños delitos o a faltas, sino que ya afecta a derechos fundamentales en muchas ocasiones.

La última, el fallo del Tribunal Constitucional declarando inconstitucional el decreto que permitió al Gobierno socialcomunista colocar a dedo a Rosa María Mateo como presidenta de Radio Televisión Española. Una sentencia que se publica… cuando la susodicha ya no se encuentra en su cargo. ¿Qué pasa ahora con las decisiones que esta señora ha tomado como máxima responsable de una empresa pública, gastando el dinero de todos los españoles?

No es el único caso en el que la Justicia Nacional no llega a tiempo. Un año después del final del primer Estado de Alarma, El TC lo declaró… Inconstitucional. ¿Qué ocurre con el confinamiento, con las multas, con los trabajos perdidos, el hundimiento económico…? ¿Tiene algún sentido?

Años para una sentencia

Pero aún existen casos más sangrantes. Hace ya 11 años que 70 diputados presentaron un recurso ante el alto tribunal para tumbar la Ley del Aborto de Zapatero y Aído. Más de una década en la que no se ha dado respuesta, y que ha costado, según fuentes oficiales, más de un millón de abortos. Como culmen del bochorno, 20 de los 70 que recurrieron la norma en primera instancia han llevado a Bruselas al TC por este retraso y las consecuencias que está suponiendo a derechos fundamentales.

Son tres ejemplo, pero podríamos poner muchos más. Pero, ¿les preocupa a nuestros políticos? No parece. La preocupación de estos parece más encaminada a mantener sus cuotas de poder entre los jueces, de idologizar los tribunales que de que se haga Justicia. y Justicia de Verdad.

No podemos mirar para otro lado. Al final, lo que mueve a los partidos políticos es el poder. Obtenerlo y mantenerlo. Por ello, los ciudadanos, la sociedad civil, debemos dejar claro lo que nos preocupa realmente y exigir que se haga justicia.

Un comentario en «Una Justicia lenta no es Justicia»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *