Y tú, ¿aplaudes o iluminas? Únete a nuestra campaña de oración diaria.

Desde la Asociación Cristianos en Democracia queremos invitar a todos nuestros asociados, simpatizantes y seguidores en redes sociales a unirnos diariamente en oración para que cese cuanto antes la pandemia del coronavirus que está asolando el planeta y para que Dios sostenga a todas las personas que, cada día, se enfrentan a esta enfermedad en favor del Bien Común: Médicos, Sanitarios, Personal de Limpieza, Fuerzas y cuerpos de seguridad, Trabajadores de sectores de bienes de primera necesidad, desde los almacenes hasta la venta… pero muy especialmente por los Sacerdotes, Religiosas y laicos que exponen su salud por llevar los sacramentos, el consuelo y la compañía a ancianos y enfermos.

Las válvulas de escape que, en esta situación de confinamiento están surgiendo en forma de festejos diarios en ventanas, terrazas y balcones están bien; permiten cohesión social y unidad en unos momentos en los que, debido a las circunstancias, el confinamiento impide la cercanía física y emocional de las personas. Pero lo propio del Cristiano no es la cercanía en ritos «paganos», sino en la Oración, en la Comunión Espiritual, en la Comunión de los Santos. Cristo en cada uno de nosotros y todos unidos en Cristo en Oración por nuestra débil y frágil sociedad que asiste impactada a como un ser vivo de apenas un micrómetro, inapreciable a la vista humana, es capaz de poner en jaque a todas las falsas seguridades que nos habíamos construidos para huir de la única realidad que nos espera pacientemente desde el momento en que llegamos a este mundo: La muerte.

Ahora más que nunca es momento de acudir con todas nuestras fuerzas a aquel que, para liberarnos de la esclavitud del pecado que nos produce nuestro miedo a la muerte, entregó su vida por nosotros, para que interceda ante Dios Padre por todos aquellos que ofrecen cada día su vida por los demás y nos alcance su consuelo y su promesa de poder vivir ya, hoy, cada día, la vida eterna en cada uno de nosotros.

A partir de hoy, a las 20:00 horas, pongamos una vela en nuestra ventana o balcón y mantengámosla encendida durante una hora, hasta las 21:00, dedicando un tiempo de oración a la contemplación silenciosa del único que es el Camino, la Verdad y la Vida. No importa lo que reces, un padrenuestro, avemaría, el rosario, las vísperas… pero enciende tu luz para que la Luz de nuestro señor Jesucristo pueda llegar a una sociedad necesitada de LA ÚNICA ESPERANZA que no perece y que no depende de leyes, ni de reales decretos, ni de la evolución de las curvas de infección.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *