El precio de no abandonar a los moribundos: 96 sacerdotes muertos en Italia.

Conmovió en Italia la imagen del sacerdote Cirillo Longo, de 95 años, que murió en un hospital de Bérgamo por el coronavirus, con un rosario, poco después de dar ánimos a los sanitarios que le atendían, diciéndoles con brazos en alto y manos cerradas como en señal de triunfo: «No tengan miedo porque estamos todos en manos de Dios; nos vemos en el Paraíso; recen el Santo Rosario». Se ha hecho viral la fotografía de don Cirillo, fundador del centro Don Orione en Redona (Bérgamo), conocido por su espíritu combativo y enérgico, temperamento que ha mantenido hasta los últimos momentos de su vida.

Se ha convertido en uno de los símbolos del frente religioso que también ha combatido en primera línea sufriendo la tragedia del coronavirus: 96 sacerdotes y docenas de monjas han muerto durante la pandemia en Italia, donde los infectados son 128.948 y los fallecidos 15.887, hasta en la tarde del domingo. Terrible ha sido la tragedia entre el personal sanitario: Han perdido la vida 87 médicos. Pero las muertes de los miembros del clero han pasado más desapercibidas y tenemos puntual noticias de ellas gracias a noticias como esta publicadas por ABC.

Muchos de los sacerdotes han sido contagiados al dar consuelo a los pacientes en los hospitales donde ejercían su ministerio o en residencias de ancianos. Un drama añadido en esta tragedia ha sido el que en los hospitales miles de pacientes se hayan ido al otro mundo sin el consuelo de un familiar que les haya tenido la mano en los últimos momentos de su vida o sin haber recibido una caricia. El padre Aquilino Apassiti, de 84 años, que fue misionero en las selvas de Brasil durante 25 años, se ha ocupado de confortar a los parientes de las víctimas del coronavirus en el hospital Papa Giovanni XXIII de Bérgamo: «Mueren solos; los familiares de los difuntos me llaman, yo meto el teléfono móvil cerca de sus seres queridos y rezamos juntos. La mayor parte del tiempo la paso en la capilla rezando. A menudo, por la tarde viene una cardióloga y rezamos».

«Nunca vi escenas de tanto impacto como aquí»

Médicos y enfermeras que soportan extenuantes turnos de trabajo le piden también que rece por ellos. A La Stampa, el padre Apassiti ha declarado: «En Brasil me enfrenté a la lepra y a la malaria, pero nunca vi escenas de tanto impacto como las de aquí». Con todas las precauciones del caso y con mascarilla, el padre Apassiti ha atendido a pacientes moribundos: «Es horrible porque al final ni siquiera puedes ofrecerles una sonrisa».

Algunos sacerdotes han sido considerados héroes, como el párroco Giuseppe Berardelli, de 72 años, muy querido por sus feligreses de Casnigo (Bérgamo), a los que saludaba siempre con la misma frase: «Paz y bien». Su pueblo le había regalado un respirador, pero él renunció para que fuera destinado a otro más joven.

La Virgen en la calle

En diversas partes de Italia los sacerdotes han acompañado a los fieles en sus ritos, tradiciones y en su fe popular de diversas formas. El padre Camillo Lancio, párroco de Picciano, municipio de 1.200 habitantes de la provincia de Pescara, en la región de Abruzos, pensó: «Si los feligreses no pueden venir a la iglesia, les llevaré a la Virgen». Dicho y hecho. Don Camillo se vistió con la sotana, roquete y estola, cargó una estatua de la Virgen María en una pequeña plataforma con ruedas y la llevó en procesión por las calles de Picciano, bendiciendo a las personas que se asomaban por las ventanas. «No podía involucrar a la gente en la calle; decidí ir solo, colocando la estatua de la Virgen en un carrito, como había hecho los domingos para un Via Crucis en soledad, con la Cruz. La gente se asomaba a las ventanas y rezaba. Fue muy bello», dijo el párroco, quien reconoció que sus parroquianos se quedaron «sorprendidos».

Renacimiento de la espiritualidad

Las iglesias están vacías porque el gobierno ordenó cerrar la iglesias. Pero muchos sacerdotes creen que sus iglesias estarán más llenas cuando pase la epidemia. Consideran que hay un renacimiento de la espiritualidad, porque la gente aprecia ahora las cosas más esenciales de la vida. Algunas imágenes de la religiosidad durante esta epidemia se recordarán. La del papa Francesco impartiendo la bendición extraordinaria «Urbi et orbi» ante una plaza de San Pedro totalmente vacía, será sin duda una de las imágenes históricas del siglo XXI, acompañada de un mensaje sobrecogedor: «Densas tinieblas han cubierto nuestras plazas, calles y ciudades; se fueron adueñando de nuestras vidas llenando todo de un silencio que ensordece y un vacío desolador que paraliza todo a su paso».

Un comentario en «El precio de no abandonar a los moribundos: 96 sacerdotes muertos en Italia.»

  1. Los gobernantes que tenemos no hicieron caso a nada, se icontagiaron con el virus, se saltaron La cuarentena, dejaban morir a la gente mayor, sabe porque así no tenían que pagar pensiones, desde que lo denuncié se esta salvando gente mayor. Pero va haber un repunte muy alto, se han echo las cosas muy mal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *