Eutanasia: Bioética frente a mentiras interesadas.

El Observatorio de Bioética de la Universidad Católica de Valencia (UCV) han editado un tríptico titulado “Reflexión médica, jurídica y moral. La Eutanasia que nos llega” sobre las “proposiciones de ley presentadas por los partidos políticos Unidas Podemos y PSOE, sometidas a trámite en el Parlamento español”. 

En este tríptico se detalla, desde la situación actual de las proposiciones de ley presentadas en el congreso de los diputados de España, la regulación actual de la eutanasia, un análisis crítico de las principales propuestas existentes actualmente y una conclusión. 

EUTANASIA: ¿A quien beneficia la confusión del lenguaje?

«El que embarulla, se sale con la suya», dice el refranero español. La confusión entre Eutanasia y Suicidio Asistido, Sedación terminal o cuidados paliativos con obstinación terapeútica solo beneficia a los que buscan una salida rápida, económica y rentable a un drama social que viven al año más de 100.000 españoles sin atención adecuada a sus necesidades.

Según explican, hay una gran confusión terminológica que dificulta hablar sobre la eutanasia y el suicidio asistido.

De esta manera, recuerdan que la eutanasia es el acto deliberado de poner fin a la vida de un paciente, bien administrándole una sustancia letal o dejando de proporcionarle los cuidados ordinarios necesarios para vivir, sea por voluntad propia o a petición de sus familiares.

Según apuntan, el suicidio asistido es la actuación mediante la que se proporciona, a petición expresa de una persona capaz, los medios necesarios para que consume el suicidio.

También presentan la diferencia entre obstinación terapéutica, que es la aplicación de medios terapéuticos fútiles o desproporcionados que, no contribuyendo a la recuperación del paciente ni al alivio de los síntomas que padece, pretenden prolongar la fase terminal de una enfermedad, incrementando el sufrimiento que eso conlleva; de la sedación paliativa, relacionada a la administración de fármacos en dosis y combinaciones requeridas para reducir la consciencia lo necesario para aliviar uno o más síntomas refractarios. 

La sedación puede ser reversible si fuera necesario; de la sedación terminal que es la administrada en la fase terminal (agónica) de una enfermedad, con pérdida irreversible de la consciencia. 

También muestran la diferencia entre las distintas proposiciones de ley presentadas por Unidas Podemos y el PSOE, que se encuentran sometidas a trámite en el Parlamento español. 

Puedes leer la noticia completa en este enlace de ARCIPRENSA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *