“Memento mori”: la capilla cristiana adornada con 70.000 huesos humanos

Los templos cristianos son verdaderos escenarios en los que se trata de catequizar a los visitantes desde todos los puntos de vista: mediante la palabra de Dios y su explicación, la liturgia, y por supuesto mediante el arte. En este sentido, son muchas las iglesias en el mundo cuyo arte ha sido reconocido por la Unesco como únicas, especialmente distinguidas por su arte, y cuya belleza y sabiduría son evidentes a los ojos de cualquier espectador, tanto si es cristiano como si no. De ahí, que muchas ideologías anticristianas han tratado de destruirlas, porque de por sí mismas son una catequesis permanente.

Sin embargo, cabe destacar algunas iglesias por su singularidad especial respecto a las demás. Una de ellas es la capilla católica de Sedlec en la república checa, cuya arquitectura y decoración interior emplea hasta 70.000 huesos humanos que se emplean para realizar todo tipo de decoraciones como candelabros de hueso o cálices hechos con hueso.

Fuente: wikipedia (2010)


El origen de esta capilla se produjo en 1278, Henricus, abad del monasterio cisterciense en Sedlec, fue enviado a Tierra Santa por el rey Otakar II de Bohemia. Regresó con una pequeña cantidad de tierra que había recogido del monte Gólgota, (donde fue crucificado Jesús), y la esparció sobre el cementerio de la abadía. Este acto piadoso pronto fue conocido en toda Europa central, y el cementerio de Sedlec se convirtió en un lugar de entierro deseable para muchos habitantes de esa región.
En el siglo XIV, como consecuencia de la Peste Negra, y las Guerras Husitas que produjeron una gran mortandad, miles de personas fueron enterradas en el cementerio de la abadía, por lo que tuvo que ampliarse mucho. Entorno al 1400, se construyó una iglesia gótica en el centro del cementerio con un nivel superior abovedado y una capilla inferior que fue usada como osario para las fosas comunes desenterradas durante la construcción. Posteriormente, estos huesos fueron usados para decorar la capilla según el estilo barroco checo, destacando las aportaciones de arquitectos y carpinteros como Jan Santini Aichel y František Rint.

Fuente: Wikipedia (2020)


Este aspecto de la capilla resulta macabro para muchos visitantes y para otros exótico o incluso romántico, de hecho, es uno de los monumentos más visitados del país. Lo cierto es que ya los primeros padres cristianos y después la iglesia siempre ha tratado de hacer presente la muerte, porque solamente teniendo presente lo que es la muerte se comprenderá el enorme valor de la resurrección. Solamente si tenemos presente que seremos esos huesos que vemos, valoraremos la resurrección y nos pondremos en disposición de alcanzar la vida eterna. Ya que no alcanzarla sería nuestra ruina total, y por el contrario, alcanzarla sería el mayor logro que habríamos adquirido en nuestra vida, por encima de cualquier otro triunfo en este mundo. Este argumento, es coherente con el pasaje del libro del Eclesiastés “Recuerda tus postrimerías, (el fin de tu vida), y nunca pecarás” Ec 7,40. Igualmente, muchas órdenes religiosas tienen escrita la consigna “memento mori”, (acuérdate de que debes morir), en sus monasterios y conventos.
Este mensaje es hoy más necesario que nunca, ya que nuestra sociedad trata de ocultar el paso de la muerte, y trata de desviar nuestra atención de este fenómeno, impidiendo así que no nos preparemos para uno de los días más importantes de nuestra vida: el dies natalis, (el día del nacimiento), de los que resucitan para la vida eterna. Esta manera de ocultar la muerte es coherente con abandono de los ancianos en las residencias por parte de sus familiares, y con el modo cada vez más aséptico en el que se trata la muerte de nuestros familiares, por ello, el mensaje “memento mori” es más necesario que nunca.

Un comentario en «“Memento mori”: la capilla cristiana adornada con 70.000 huesos humanos»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *